LOCALES: 41 Marcha por la Vida

Por 41 años, cada 21 de Enero se realiza en Washington DC una marcha por la vida en contra del aborto. La marcha es multitudinaria y alcanza alrededor de 500,000 personas. Este pasado 21 de Enero delegaciones de escuelas secundarias, colegios y universidades de todos los rincones del país que representan el 80% de los manifestantes se unieron en la capital para este efecto. La marcha paralizó a la capital de la nación por un día, las barricadas policiales y el despliegue de agentes fue extraordinario. El “Mall” estuvo lleno entre el capitolio y la Casa Blanca. La Avenida Constitución recibió un flujo de marchantes en toda su extensión por cinco horas.
Es inútil que usted busque esta noticia en la prensa regular pues no informaron nada, salvo una mínima excepción. Los medios están subordinados a los grupos de poder que apoyan a los que promueven la industria del aborto, que en 41 años ha asesinado 53 millones de seres humanos, paradójicamente en un país paladín en defender los derechos humanos. Esta cantidad supera a los muertos en todas las guerras desde la primera guerra mundial. En la marcha se apreciaron representaciones cristianas de todas las denominaciones, judíos ortodoxos, católicos romanos y ortodoxos, diversos grupos raciales y étnicos y como se mencionó una inmensa mayoría de jóvenes de ambos sexos.
Las encuestas demuestran que la mayoría de los norteamericanos rechazan el aborto, pero la presión oficial y de los medios desinforman al respecto. Ellos fomenta la llamada “cultura de la muerte” que se ensaña con los más indefensos: los bebes no natos y los ancianos enfermos, a los que se considera desechables. Se usa todo el eufemismo y retórica de la política para este fin. Para este efecto tambien se ha dislocado a la familia, célula básica de la sociedad. Este mal se une a los otros problemas sociales como el individualismo, la concentración de riqueza, la corrupción y el narcotráfico.
Pero hay esperanza que las decenas de millones de jóvenes en todo el país y que estuvieron representados en la Marcha por sus delegados, comiencen a sanar al país al promover la “cultura de la vida”, defendiendo a los mas indefensos y rescatando los valores familiares. Esta marcha fue un ejemplo con una asistencia multitudinaria pese a los 8 grados Fahrenheit, los feroces vientos, la nieve y el cierre de muchas carreteras y aeropuertos. Ellos junto a políticos, religiosos y personas de buena voluntad, desafiando el clima, llegaron a Washington DC y marcharon por sus convicciones, sabedores de que el cambio por la vida está cerca.
Pablo D. Perleche (Pablodperleche@aol.com)
Pablo D. Perleche
Pablodperleche@aol.com

Avatar
Acerca del Autor