Lima inaugura su feria gastronómica, que busca desplazar a Oktoberfest alemán

MIXTURA 2010

Lima, 7 sep (EFE).- La tercera feria gastronómica internacional de Lima, Mistura 2010, fue inaugurada hoy por el presidente de Perú, Alan García, con la expectativa de verla convertida en la mejor del mundo y desplazar, en medio plazo, al Oktoberfest alemán, con más de dos millones de asistentes.
El festival de la comida peruana abrió sus puertas en el Parque de la Exposición capitalino, en un área de 80.000 metros cuadrados que albergan a unos 30 restaurantes y alrededor de 150 carretillas de bocadillos al paso.
"Estoy seguro de que alcanzaremos a ver este Oktoberfest de este lado del mundo, que será ciertamente, con perdón de mis amigos alemanes, mucho más artístico, mucho más complejo y mucho más construido histórica y arquitectónicamente en sabores y sensaciones, que lo que ellos pueden ofrecernos allá", dijo el mandatario peruano.
Durante la inauguración, García agregó que la comida peruana enseñará a sus compatriotas "a ser grandes en todo lo demás: en la constancia, en el afecto a Perú, en la voluntad de crecimiento" y saludó a los "artistas" de la gastronomía "que llenan de orgullo" al país.
El gobernante acudió a la ceremonia acompañado por varios ministros de Estado y compartió el escenario con el alcalde de Lima, Luis Castañeda, y el embajador de España en Perú, Javier Sandomingo, pues su país es invitado especial en la feria.
A su turno, el chef Gastón Acurio, presidente del comité organizador de Mistura, comentó que si el festival de la cerveza en Munich (Oktoberfest) recibe más de dos millones de asistentes, "repartiendo cervezas y salchichas", "por qué no podemos soñar que Mistura, algún día, pueda recibir dos millones de personas con las más de 2.000 variedades de productos de más de 2.000 participantes que tenemos para ofrecer al mundo".
Acurio dijo que el objetivo de Mistura es que se convierta "en la feria más importante del mundo" y se mostró convencido de que lo van a lograr en un plan a largo plazo.
El festival limeño se realizará hasta el próximo domingo con una serie de actividades paralelas, como un salón dedicado al cacao, otro al pisco y al vino, un mercado de productores y una panadería con 30 variedades de panes del país.
Además, habrá exhibiciones de las "cocinas de culto" y charlas con chefs de España, Argentina, Italia, México y Venezuela.

Acerca del Autor