Las vacunas no son solo para los niños

Las vacunas no son solo para los niños

Las vacunas han ayudado a la humanidad a casi acabar con algunas de las enfermedades más terribles y debilitantes que hemos encontrado, incluyendo la poliomielitis, la viruela y la tos ferina. Sin embargo, se estima que más que 40,000 adultos en los Estados Unidos mueren cada año de enfermedades que pueden ser prevenidas por una vacuna. El hecho de que fue vacunado contra algo hace años no significa que todavía está protegido.

Las vacunas que puede necesitar como adulto dependen de todo desde su edad y estilo de vida hasta condiciones médicas de alto riesgo, planes de viaje, y qué inyecciones ha tenido (o no) en el pasado. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) le recomienda que, durante toda su vida adulta, se necesitan vacunas para obtener y mantener protección contra:

1) Influenza estacional (gripe): para todos los adultos

2) Tétanos, tos ferina y difteria: para todos los adultos que no han recibido previamente la vacuna Tdap

3) Culebrilla: para adultos que tienen 60 años o más

4) Enfermedades neumocócicas: para adultos que tienen 65 años o más y adultos con condiciones de salud específicas

5) Hepatitis B: para adultos que tienen diabetes o que están en riesgo de sufrir hepatitis B.

Otras vacunas que podría necesitar incluyen las que protegen contra el virus del papiloma humano (que pueden causar ciertos cánceres), la Hepatitis A, la enfermedad meningocócica, la varicela y el sarampión, las paperas y la rubéola. Hable con su médico sobre qué vacunas se recomiendan para usted. Y recuerde, si sus vacunas no están al día, también podría estar poniendo a su familia en riesgo. Mantenerse informado sobre sus vacunas y refuerzos le ayuda a estar más saludable y retarda la propagación de la enfermedad a los que le rodean.

Dipali Davé, MD, MHA. Campaña: “Get Healthy, Stay Healthy”
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor