Las lecciones de Halloween

Cuando llegamos a los Estados Unidos y observamos las nuevas costumbres y estilos de vida, difícilmente escapamos a las tradiciones que se tienen a lo largo de los años. Una de ellas es el llamado Halloween o la “Noche de las brujas” de fines de Octubre, y con el pretexto de la alegría de los niños al disfrazarse y sobretodo de recibir caramelos y regalos ese día, los grandes también nos prendemos de ese ambiente de celebración o festejo.
Sabemos que lo central no lo podemos cambiar pero si, en la medida de lo posible habrá que entender que cuando se va mas allá y se intenta celebrar a los espíritus y cosas ocultas también entramos en un terreno pantanoso. Para los que seguimos una religión y tenemos ciertos principios puede ser chocante con la realidad que vivimos todos los días. El tema sería, no confundir ni crear una situación de temor a lo desconocido, ni tampoco festejar las cosas negativas o malas.
Volviendo a los caramelos y al ya famoso “trick-or-treat” que en español no tiene una traducción exacta de la situación, pero que los niños esperan y gozan al ir casa por casa y recibir los ansiados dulces y caramelos. Lo positivo de esto es el tema de dar y recibir. Si vemos por el lado de las familias que abren sus puertas al toque de su puerta, es la posibilidad de abrir, de alguna manera sus corazones para ver y sentir que los niños merecen atención y la recompensa por ese ingenio de disfrazarse y saludar a los vecinos. Esto no es otra cosa que compartir, mas allá de lo económico, especialmente en este país que no hay una pobreza evidente.
A los padres o personas que cuidan de los niños podremos sugerirles que hablen con los niños acerca de la acumulación de los caramelos, porque si bien ese es el primer objetivo, el hecho de tener mas y mas no debe convertirse en una prioridad. Sacando el tema de la salud, sabemos que hay organizaciones que promueven el cambio de caramelos por juguetes y sino también, se puede buscar el momento en que el niño regale a otros niños y hacerlos sentir felices por compartir lo que tienen.
Finalmente, las costumbres y tradiciones que son inevitables porque no podemos hacernos a un lado del todo, deben servir para adaptarnos y compartir, pero nunca para cambiar los principios y buenas intenciones que traemos de nuestros orígenes.
Identidad Latina
news@identidadlatina.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor