Las Huskies consiguen nuevamente la perfección

Una nueva temporada, nuevas caras, nuevos rivales, pero el resultado terminó siendo el mismo, con la victoria a Stanford en la final del torneo de NCAA, el equipo femenino de básquetbol de la Universidad de Connecticut llegó una vez mas al tope del deporte, y de manera invicta por segundo año consecutivo. A esta altura, sobran los adjetivos para describir la campaña que acaba de concluir el equipo universitario de las Huskies. Sensacional! Increible! Espectacular!... en fin, es fácil engolosinarse con la majestad presentado por este grupo liderado por sus seniors, Maya Moore y Tina Charles.
Recordemos la final, un partido bien cerrado, en el que Uconn llegó a tener a Stanford en frente por 9 puntos, y en el que perdía por 8 al concluir el primer tiempo. Las cosas aparentaban ser tan fáciles a través de los primeros 37 partidos de la temporada. Pero frente a Baylor en las semifinales, ya hubo un susto. Y ahora frente a Stanford, el sueño de un bi-campeonato se empezaba a disolver. Fue ahi, donde la experiencia y el liderazgo de Maya Moore tomó control del partido. Los aciertos de Moore empezaron a caer uno detrás del otro. Como se suele decir, Maya se puso al equipo en sus hombros. Mientras ella se ocupaba de desarmar la defensa de Stanford, Tina Charles comenzó a tomar confianza en el aspecto defensivo, bloqueando varios tiros y apoderándose de los rebotes como toda una gladiadora.
La cara de preocupación de Geno Auriemma, se empezó a transformar en una de alegría en los últimos segundos, pero vaya sustos que le dieron los Cardinales de Stanford, y más precisamente, su propio conjunto de Connecticut, al cual se lo vió desconocido.
Con el silbato final llegó la celebración, un estallido de alegría y alivio para cada una de las jugadoras de los Huskies. Quizás la presión de mantener ese nivel perfecto les afectó, o fue quizás el gran trabajo de Stanford, el cual puso a los Huskies contra la pared, lo que si sabemos es que la derrota tendrá que esperar otro día, porque para este conjunto de Auriemma, aun no había llegado el momento de perder.
Con este título la escuela suma ya 7 en su historial, acercándose al récord de los 8 conseguidos por el Tenneesee de Pat Summitt. Todos estos títulos han llegado en tiempos recientes. Recordemos que en 1995, Rebecca Lobo y Jennifer Rizotti pusieron a Connecticut en el mapa con su primer título nacional. Hoy día, 15 años después, quién creería que las Huskies tendrían, no dos o tres...sino siete títulos, un promedio de uno cada dos años, algo sorprendente, cuando uno se pone a pensar que mas de 300 universidades empiezan el año con el mismo objetivo, el de alzar el trofeo de campeón.
Para destacar está también el trabajo de Geno Auriemma, el técnico de sangre Italiana que viene dirigiendo a las Huskies desde 1985. Previo a su llegada, Connecticut nunca había tenido una temporada con mas victorias que derrotas. Auriemma aceptó el reto, y empezó a cambiar las cosas. Sus primeros tres años no fueron nada espectaculares, pero para su cuarta temporada, en 1989 para ser exactos, Uconn llegó a su primer torneo de NCAA y terminó con un récord de victorias conseguidas (24).
Esto empezaría una racha de 22 años consecutivos de participación en el torneo nacional de la NCAA, algo que sigue aun vigente. Los Huskies de Auriemma conseguirían su primer título en el 1995, luego otro en 1999, y en el 2002, 2003 y 2004 llegó el tri-campeonato. Ahora en el 2009 el 2010, este nuevo bi-campeonato nacional eleva a Connecticut a lo mas alto del baloncesto universitario femenino.
Durante estos años Auriemma ha transformado a los Huskies de un programa irrelevante, a uno que demanda perfección de sus jugadoras. 39-0 es algo difícil de concretar, el hacerlo en dos campañas seguidas, es realmente algo muy especial.
El fixture de partidos para la próxima temporada pondrá a varios rivales duros frente a los Huskies en las primeras semanas de la temporada 2010-11, pero con el regreso de Maya Moore para su último año con la camiseta de Uconn, y con uno año mas de experiencia para las jóvenes Tiffany Hayes y Caroline Doty, al igual que la freshman Kelly Faris, este conjunto está preparado para seguir acumulando victorias.
78 victorias consecutivas, son las que lleva Uconn, 10 menos que el récord de los hombres de UCLA, quienes ganaron 88 seguidos en la década de los 70, algo que hasta hace poco parecía ser inposible.
El John Wooden del baloncesto femenino, Geno Auriemma, tendrá al equipo listo para lo que tengan que enfrentar en el futuro. Este grupo ya está acostumbrado a las barreras, a las expectativas y al barullo que involucra el ser el mejor equipo de la Nación. Uno que aspira alto, uno que solo conoce la perfección...sino pregúntenles a Hayes y Doty.

Acerca del Autor