“Lalo’s” se suma a la Ola Mexicana

EL GASTRONAUTA

Es indudable la gran influencia de la nación mexicana en la cultura gastronómica de los Estados Unidos. Por la cercanía geográfica y la gran cantidad de población de primera, segunda, tercera y subsiguientes generaciones, bocados como los tacos, burritos, enchiladas, quesadillas casi forman parte ya del vocabulario culinario norteamericano. Es apetitosa, fácil de consumir, colorida y picosita; ampliamente aceptada desde California hasta Nueva York.

La región de Nueva Inglaterra y Hartford no son la excepción. En los últimos años hemos presenciado un tsunami de oferta culinaria mexicana, habiendo visitado hasta hoy Puerto Vallarta (Avon), Jalisco (Glastonbury), Rancho Viejo (Granby), Monte Albán (Hartford), Los Adobes (West Hartford), El Paso (Plainville) y ahora Lalo’s (Hartford).

Don Lalo y señora vinieron de Michoacán decididos a dejar huella en el sur de Hartford. Muy devotos de la Virgen de Guadalupe, cubrieron las mesas con esos hermosos y coloridos manteles (sarapes) que otorgan ambiente de fiesta y a la vez de entrecasa. Es característica indiscutible de Lalo’s Restaurant, la cordialidad, el sabor de fonda, como si uno hubiera entrado al comedor de su casa y estuvieran cocinando solo para ti.

Iniciamos con las aguas frescas, bebidas elaboradas con ingredientes naturales y sin aditivos. Probamos las de Horchata (leche, arroz y canela) y la de Jamaica, muy parecida al cranberry juice. De pronto, una deliciosa Margarita de fresa llegó a la mesa, comprometiéndonos a regresar para degustar las de guayaba y tamarindo. El piqueo empezó con los Lalo’s Nachos, que son tortilla chips cubiertos con crema de frejoles, aguacate, carne molida, queso amarillo y blanco, tomate picado, crema agria, cebolla picadita y cilantro. Las quesadillas que probamos son muy diferentes a cualquier otra que hayamos comido antes; son suaves y no crocantes, textura ligosa en vez de seca y quebradiza. Las enchiladas de mole (salsa color marrón con trazas de chocolate) y la de tomatillo (salsa verde), se sirven en plato grande cubiertas de queso derretido y acompañadas de crema de frejoles y arroz aderezado.

Potajes auténticos, honestos, frescos y sobretodo a precios muy convenientes. Varias de las combinaciones (combos) empiezan a $7 dólares sin sacrificar calidad en lo absoluto.


Nota.- “Lalo’s Restaurant” lo espera en la 860 de la Maple Ave. en Hartford y su teléfono es el 860-956-4762.


Aclaración.- En la edición anterior (189), en la foto de la columna de “El Gastronauta”, debe decir Jesús Seoane en lugar de Jamie Oliver.

Acerca del Autor