La Traducción de los Servicios Médicos

¿Qué ocurre cuando, en este país, un paciente se encuentra en una sala de emergencia con un dolor fuerte y no habla inglés? ¿Qué derechos tiene el paciente a que le expliquen en su idioma y su condición?

Estas situaciones ocurren con frecuencia y muchos pacientes cuyo primer idioma no es el inglés se enfrentan en repetidas ocasiones con que no hay nadie que les explique lo que está ocurriendo, que le traduzcan las preguntas del médico o enfermera. Una vez que el doctor llega a un diagnóstico, el paciente tampoco tiene manera de entender las instrucciones en cuanto a los próximos pasos que debe seguir para curarse.

La traducción de los servicios médicos para los pacientes que tienen un conocimiento limitado del inglés o que no hablan inglés no es un lujo sino una necesidad. Tener información correcta es una parte esencial para poder atender a un paciente adecuadamente. También lo es para que esta persona pueda recuperarse y seguir correctamente las instrucciones médicas.

Sabemos que la mejor manera de ofrecer estos servicios de traducción es a través de un profesional preparado que entiende la terminología médica. Este profesional debe estar presente cuando entrevistan al paciente. Sin embargo, en muchos hospitales y centros de salud muchas veces no hay servicios de traductores. En muchas ocasiones se les pide a los familiares y hasta los niños que traduzcan. Esto puede resultar en una situación incómoda, por ejemplo, poner a un niño a traducir un problema ginecológico.

Hay muchos ejemplos del daño que ocurre cuando no hay un buen traductor. Felicita se encontraba enferma y una amiga le tradujo equivocadamente sus síntomas. El doctor entendió que tenía gonorrea en vez de diarrea y la empezó a curar con los medicamentos incorrectos. Felicita terminó hospitalizada.

El año pasado la Legislatura Estatal aprobó fondos para que los pacientes de Medicaid tuvieran acceso a estos servicios; y los hospitales y centros de salud pudieran recibir un reembolso por los gastos incurridos. El presupuesto introducido por la gobernadora, Jodi Rell, elimina la partida para la traducción de servicios médicos a pesar de que un 50% del costo es reembolsable por el gobierno federal.

La Coalición de Traducción Médica de Connecticut, con más de 40 organizaciones, entiende que el gobierno estatal tiene la obligación moral de cubrir un servicio que ayuda a salvar vidas. Muchos legisladores, incluyendo el senador Jonathan Harris y los representantes Chris Donovan, Demetrios Giannaros, Peter Villano, Andrés Ayala, William Tong, Felipe Reinoso, Eric Coleman, Kelvin Roldán se oponen a que no haya fondos disponibles para brindar a los pacientes servicios de traducción.

Por su parte, Fernando Betancourt, director ejecutivo de la Oficina de Asuntos Latinos y Puertorriqueños (LPRAC), explicó que ofrecer estos servicios es una cuestión de derechos civiles y no un favor que se le hace a un sector de la población que no habla inglés.

Los servicios de traducción representan una inversión en la salud de los pacientes que no dominan el inglés. Al poder comunicar sus síntomas estos pacientes pueden recibir servicios adecuados y hacerse responsables por seguir las instrucciones médicas.

Si usted está interesado en ayudar a esta causa, debe escribir o mandar un correo electrónico a su representante estatal. También puede comunicarse con el Instituto Latino de Política Pública llamando al (860) 528-0656 ext. 270.

Avatar
Acerca del Autor