La tarea de los padres y el internet

Por Milena Fonseca
(milena@identidadlatina.com)

En una era donde la tecnología es el mejor amigo de nuestros jóvenes y las redes sociales se han convertido en su medio de comunicación e interacción con otros, es importante que los padres se informen y aprendan acerca de cómo funcionan estos medios, para que puedan aconsejar a sus hijos de cómo usarlos y de los peligros a los que se exponen cuando comparten demasiada información.
Lo que sucede en Internet, se queda en el Internet, y eso es parte del problema. Las redes sociales se han convertido en el confesionario de los jóvenes, donde desahogan todas sus emociones y sentimientos frente a una audiencia invisible. Sin embargo, los adolescentes no se dan cuenta que tan pronto como publican algo, esto se convierte en propiedad de dominio público y en la mayoría de los casos es imposible recuperarlo. De esta forma cometen errores públicamente y de forma permanente. El problema aparece por ejemplo, cuando reclutadores universitarios o empleadores revisan los perfiles de sus solicitantes en las redes sociales antes de dar el “sí”. Así, un error de juicio puede perseguir a los adolecentes durante mucho tiempo e interponerse en los objetivos que se han propuesto.
Otro problema y el que más concierne a los padres, es el del peligro de los predadores en línea. No hay forma de que un adolecente sepa si el que está al otro lado de una conversación en línea es quien dice ser. En muchos casos estos predadores utilizan fotos y perfiles atractivos que parecieran pertenecer a jóvenes de su edad. Cuando un joven no tiene un control de quién puede ver sus publicaciones se convierte automáticamente en presa fácil para estos criminales. Los adolescentes y pre-adolescentes menores de 14 años y aquellos que están atravesando por depresión o que tienen comportamientos tímidos deben ser vigilados con más cuidado; ya que son más propensos a los avances criminales, o incluso podría iniciar una reunión con un extraño que conocieron en línea. Un lamentable ejemplo es el caso de Nicole Madison, la niña de 13 años del Estado de Virginia, quien fue secuestrada y luego asesinada por un par de estudiantes de la Universidad de Virginia Tech.
A partir de esto, hemos recopilado una lista de consejos para que sepa cómo acercarse a sus hijos y hablar con ellos sobre los peligros de compartir demasiada información en las redes sociales:
1) Inicie conversaciones con sus hijos sobre seguridad en Internet, tan pronto como les permita el acceso a este sistema. En realidad, es sencillo bloquear y monitorear a niños de 6-9 años para evitar que se pasen a un sitio de pornografía, por ejemplo. Pero los niños de 12, 13, o 14 años saben cómo filtrar programas como “Net Nanny”, y cómo cambiar el historial del navegador, por lo que es necesario tener esas conversaciones; mientras más pronto, mejor.
2) Mantenga la computadora en un espacio central en su casa. No permita computadores o Smartphone en los dormitorios, especialmente en la noche, es allí donde la planificación de las relaciones peligrosas sucede.
3) Una manera de empezar una conversación acerca de redes sociales es la siguiente: Pida a su hijo que le ayude a configurar su perfil en una red social. Puede que muestren poco interés al comienzo, pero en secreto estarán contentos de que usted sepa que son buenos en eso. Asegúrese de que sus hijos sepan cómo configurar la privacidad. Si se da cuenta que su hijo tiene su privacidad abierta al público, este es momento indicado para tener esta conversación.
4) La gente nunca debe, bajo ninguna circunstancia, publicar información personal como números de seguridad social, números de teléfono o su dirección en un perfil. Nunca comparta las contraseñas con nadie: ni con los mejores amigos, novios o novias.
5) Explíqueles de los riesgos de entablar relaciones cibernéticas. Los adolescentes necesitan saber que no pueden asumir que todo el mundo en línea es quien dice ser. Pídales que siempre les informen de cualquier material o conversaciones inapropiadas inmediatamente.

Síntomas de que su hijo está envuelto en problemas cibernéticos:

1.- Utilizan la computadora al mismo tiempo todos los días.
2.- Se desconectan automáticamente del ordenador o ponen un juego en la pantalla tan pronto como usted se acerca.
3.- Se ven muy felices cada vez que se desconectan.
4.- Si se ven muy deprimidos también es mala señal, ya que pueden estar siendo víctimas de acoso cibernético

¿Qué hacer si su hijo está envuelto en problemas cibernéticos?

1.- Mantenga la calma. Si es posible, espere un momento hasta que pueda confiar en sí mismo, no deje que la ira controle la conversación. Escuche a sus hijos, no los avergüence, déjeles saber que pueden confiar en usted. Castigo es lo último que debe pensar.
2.- Manténgase en la misma línea de disciplina con el segundo padre o tutor. Si usted presenta un frente unido, coherente, inamovible, su hijo va a entender las expectativas y consecuencias claramente. Igualmente mantenga su palabra en los castigos que impone. Si dice no electrónicos por dos semanas, no se los entregue a los 2 días.
3.- Sea claro sobre el “por qué”. Explicar los riesgos asociados con el comportamiento y por qué no está permitido. Si el tema es “sexting”, explique el riesgo de confiar su privacidad con otra persona, así como los riesgos legales de la posesión o el envío de fotos sexuales.
Milena Fonseca
milena@identidadlatina.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor