La Pasta Nostra “Olive Garden”

Sabedores de los duros tiempos recesivos que la historia nos regala a manos llenas por estos días, rara vez El Gastronauta propone alternativas cuyos niveles de precios se añadan a la tortura psicológica coyuntural. Sin embargo, vemos con sorpresa cómo muchos de los locales tradicionalmente famosos por sus precios corrosivos, han sentido la feroz arremetida y se reinventan para ofrecernos el mismo ambiente, calidad y servicio, pero envueltos dentro de un presupuesto más realista.

Es así como la cadena Olive Garden especializada en cocina italiana, lanza Never Ending Pasta Bowl, donde podremos ordenar sucesivas combinaciones de siete diferentes tipos de pasta y seis deliciosas salsas por el precio fijo de $8.95. La pasta siempre fresca: spaghetti, fetuccini, capellini, linguini, ziti y orecchiette, se preparan repetidas veces durante el transcurso del almuerzo y la cena. La ensalada muy simple, no obstante, una de las mejores pues la temperatura juega un papel bastante importante en el sabor y los platos se mantienen en refrigeración. El pan calientito y siempre barnizado con sal, ajo y mantequilla.

El combo Soup & Salad ofrece interminables bowls de ensalada y humeantes trozos de pan, así las cuatro sopas disponibles: zuppa toscana (papa y chorizo), minestrone (vegetariana), pasta e fagioli (pasta y frejoles) y la cremosa chicken gnocchi (pollo con masitas de papa) por $7.95 en el almuerzo y $10.95 para la cena.

Ahora, si realmente queremos entrar a fondo en el menú, están también las pastas rellenas como los ravioles, el manicotti, el tortelloni. Las salsas son sustituibles por alguna que sea de su agrado en caso de que así lo prefiera. Pero es mi deber resaltar dos platos con salsa de vino: Chianti braised short ribs, trozos ultra-suaves de carne en salsa de vino Chianti que se sirven con rissotto o crema suave de arroz y el Stuffed Chicken Marsala, pechuga de pollo rellena de tomates secos y quesos, acompañada de puré de papa al ajo y servida con champiñones, todo bañado en deliciosa salsa de vino Marsala.

El resto del menú para explorar amigos gastronautas. La oferta de vinos es amplia y el servicio de corbata. Como siempre, un veinte por ciento de gratuidad volverá más sonriente a su mesero. Música italiana tradicional así como éxitos ítalo-americanos de los cincuentas conceden esa atmósfera propia de la mesa italiana, un domingo cualquiera cuando llegan los abuelos y se junta la familia.


Nota.- Visite www.olivegarden.com para buscar el restaurant más cercano a su domicilio.

Acerca del Autor