La ONU y la Liga Árabe intensifican las presiones para frenar la ofensiva israelí

Naciones Unidas, 5 ene (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y una delegación de la Liga Árabe intensificaron hoy las presiones al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que intervenga y ponga fin a la ofensiva israelí en Gaza.

Ban presidió una reunión en la sede de la ONU con su homólogo de la Liga Árabe, Amr Musa, en la que coordinaron los esfuerzos para impulsar una nueva resolución en el máximo órgano de Naciones Unidas en favor de un alto el fuego.

El secretario general, que pronunció unas palabras antes de que la reunión se cerrara a la prensa, insistió en que el Consejo de Seguridad debe "cumplir con sus responsabilidades de acuerdo a la Carta de Naciones Unidas y poner fin a esta crisis".

"Debemos insistir en que Israel acabe con su asalto militar, que ha sido excesivo, y debemos insistir en que Hamás cese los lanzamientos de cohetes, que son tan contraproducentes como inaceptables", aseguró Ban.

La reunión con el secretario general de Naciones Unidas forma parte de los esfuerzos diplomáticos de la Liga Árabe para conseguir que el Consejo de Seguridad de la ONU interceda decisivamente para detener la intervención israelí en Gaza.

Con ese propósito, el presidente palestino, Mahmud Abás, tiene previsto presentar personalmente el martes ante el máximo órgano de la ONU un nuevo proyecto de resolución en el que se insta a un alto el fuego, al levantamiento del bloqueo de Gaza y al despliegue de observadores internacionales.

La duda es si Estados Unidos cederá a las presiones y apoyará un texto de esta naturaleza, después de que el sábado impidiera la adopción en el Consejo de una declaración presidencial que instaba al cese de la violencia.

Ban, que el martes visitará la Casa Blanca para entrevistarse por última vez con el presidente George W. Bush, antes de que éste deje su cargo, aseguró que le recalcará al mandatario la necesidad de alcanzar un cese inmediato de las hostilidades y la distribución masiva de ayuda humanitaria a la población civil.

Washington considera que los textos que hasta ahora se han propuesto al Consejo son "desequilibrados", porque se centran en la operación militar israelí y le restan importancia a las acciones del movimiento islámico Hamás.

El embajador estadounidense ante la ONU, Zalmay Khalilzad, insistió hoy en que su país busca que la acción del Consejo de Seguridad vaya más allá de simplemente lograr un alto el fuego temporal.

"Lo que deseamos es una solución a largo plazo, no un acuerdo que acabe desbaratándose", apuntó.

Khalilzad fue uno de los embajadores del Consejo de Seguridad con los que también se reunió hoy la delegación de la Liga Árabe para discutir el proyecto de resolución de Abás.

Musa señaló antes de esos contactos, que el objetivo primordial de la propuesta es poner fin inmediatamente al sufrimiento de la población civil de Gaza atrapada en el conflicto.

"No podemos perder más tiempo mientras se esté derramando sangre, por lo que necesitamos alcanzar un acuerdo cuanto antes", advirtió el secretario general de la Liga Árabe.

Al mismo tiempo, indicó que los países árabes tampoco están dispuestos a desdeñar la responsabilidad que tiene Israel por el sufrimiento que sus acciones bélicas han causado en la población palestina.

"Nosotros, en el lado árabe, pensamos que lo que ha ocurrido en Gaza ha sido, pura y simplemente, una agresión contra la población civil, que no tiene nada que ver con Hamás", aseveró.

Israel por el momento se niega a detener la ofensiva hasta que consiga desarticular la infraestructura militar del movimiento islámico y ha rechazado la posibilidad de que se desplieguen observadores internacionales en Gaza.

La portavoz de la ONU, Michele Montás, señaló hoy que el Gobierno israelí por el momento ha ignorado el llamamiento a un alto el fuego que Ban les ha transmitido personalmente.

"No ha habido una respuesta por parte de los israelíes en cuanto a poner fin al conflicto, pese a la insistencia del secretario general", indicó.

La intensificación de la actividad diplomática en Naciones Unidas se produce con el agravamiento de la situación humanitaria en Gaza de trasfondo.

Responsables de asuntos humanitarios de la ONU dijeron hoy que se ha agudizado la escasez de alimentos debido a las dificultades existentes para hacer llegar ayuda alimentaria al territorio palestino, que sigue sometido a un férreo bloqueo.

Los servicios hospitalarios, abrumados por el número de bajas, están a punto de colapsar por la falta de medicinas y de instrumentos, agregaron.

Avatar
Acerca del Autor