La ONU en su encrucijada

Durante la última semana de septiembre se desarroló en Nueva York la asamblea general de las Naciones Unidas, a la que este año asistieron más jefes de Estado y de Gobierno que nunca, aunque se hayan producido ausencias tan llamativas como las de los presidentes ruso y chino.

Dada la magnitud de esta cumbre, cabría esperar grandes consensos sobre la solución de los conflictos que mantienen en vilo a la comunidad internacional.

De Siria a Yemen, pasando por los choques comerciales de Estados Unidos con sus principales rivales, la dramática degradación del clima o las crisis migratorias, no obstante nada parece que vaya a concitar acuerdos sólidos que alivien las tensiones actuales.

Sin embargo no puede negarse la vigencia del gran acuerdo que alumbró, que dio lugar, a la Organización de las Naciones Unidas al término de la II Guerra Mundial, a la vista del auge de los nacionalismos y populismos en Europa.
Suso do Madrid

Identidad Latina
Acerca del Autor