La Odisea de la Migración

La historia de la humanidad es la historia de las migraciones, pero nunca como en el siglo XXI. Desde que se inventaron las fronteras los migrantes han tenido que sortear muchas trabas, traducidos en forma de severos controles policiales, muros fortificados, legislaciones restrictivas y sobre todo discursos hostiles de gobiernos y de parte de la opinión pública de los países desarrollados, que arrojan sobre ellos el estigma de ser propagadores de delitos y de redes terroristas. De esta manera, tambien están cayendo en contradiciones de la era de la globalización neoliberal. La migración historicamente ha sido el motor del progreso humano en los cinco continentes de la tierra, donde los millones de personas excluidas en sus países de origen, ven atropellado sus derechos de tener una vida digna lejos de la tierra que les vio nacer.

La migración es tan vieja como la propia humanidad. Los habitantes del llamado viejo continente -Europa- empezaron a vaciarse cuando Cristobal Colón descubrió América para buscar fortuna. Siglos más tarde, después de la Segunda Guerra Mundial, se dio un fenomeno de grandes dimensiones cuando los países del nuevo continente abrieron sus puertas. Mediante este movimiento titánico y sacrificado de las migraciones, el hombre llegó al nuevo mundo por diferentes medios para hacer de esta América, una nación de naciones.

Con el correr del tiempo Los Estados Unidos de América, se convertiría en el país de las oportunidades, el que ha sido levantado con el esfuerzo y sacrificio de todas las razas y culturas del mundo, convirtiéndose en una nación próspera y grande. Ayer por tí hoy por mí, dice el dicho.

Las migraciones están revestidas de un profundo significado humano que promueve avances, son movimientos que hacen la historia y el desarrollo de naciones, se trata pues de contemplar el fenómeno de las migraciones en toda sus complejidad y más allá de las miradas alarmistas y acusadoras contra la fuerza laboral de los inmigrantes. La migración es un proceso que tiene lugar, en el marco de la globalización y no puede ser analizado fuera de ésta. No se debe tocar como un tema exclusivamente de fronteras, sino es un proceso económico, político, cultural y social relacionados con los efectos que el modelo capitalista neoliberal genera mundialmente. Según el Banco Mundial el 3% de la población del planeta tierra somos inmigrantes. Siendo la migración una odisea preocupante para el país de las oportunidades, los nuevos Legisladores electos del Capitolio, deben tomar con teoría conceptual y muy reflexiva para identificar el problema y procesar la creación de alternativas para los millones de inmigrantes que se encuentran en el suelo americano. Esperemos que el 2007 marque en la historia de la humanidad, la solución de la odisea migratoria.

Francisco Aragon
faanamaria@cox.net

Acerca del Autor