La Importancia de Leer a su Bebé

Leer y compartir libros con el bebé son unas de las actividades más importantes que Ud. puede hacer para asegurar el desarrollo adecuado de su niño.

¿Por qué es tan importante leerle a un niño?

No se trata de enseñarle al niño vocabulario, ya que todavía es muy pequeño y tampoco se trata de enseñarlo a leer. Leer desde que nacen ayuda a:

-Estrechar los lazos entre la criatura y los padres, además de darle atención

-Exponer al bebé a una variedad de sonidos que forman parte del lenguaje hablado. Escuchar el lenguaje hablado es importante para el desarrollo posterior de la capacidad de hablar y leer.

-Enseñar al bebé a entender lo que es un libro, por ejemplo, que tiene portada y las páginas se mueven de la derecha a la izquierda, y que el libro contiene información.

-Exponer al niño a coneptos importantes tales como colores, formas, animales y otros.

-Enseñar al niño a ver la lectura como algo interesante e importante.


¿Cómo leer a su bebé?

Empiece desde que nace el niño. Nunca es demasiado temprano para empezar a leer. Desde el vientre los bebés oyen sonidos suaves incluyendo los que resultan de leer en alta voz. Aunque un recién nacido no puede distinguir más de un pié en frente de él y no demuestra interés en un libro, si puede apreciar el sonido de la voz y absorber lo que ocurre a su alrededor. Al empezar desde que nace el bebé usted establece una rutina. Pero si se pospone la actividad hasta que el niño es más grande, no dude del beneficio de la misma. Empiece a leer en cuanto pueda y no pierda la paciencia si el niño se distrae y no puede mantener su atención. Lo más importante es empezar y darle exposición al niño.


Haga de la lectura una rutina

Trate de leer a su niño diariamente. Esto es solamente una sugerencia, ya que los padres con recién nacidos se enfrentan a mucho stress. Sin embargo, leer debe ser parte de la rutina diaria. Haga de la lectura una actividad de disfrute. Leer debe ser algo que produzca relajamiento y alegría, tanto para usted como para su bebé. Nunca debe convertirse en algo que se perciba como trabajo adicional. Si Ud. ha tenido un día de mucha actividad y su bebé está cansado, posponga la lectura. Si el bebé se cansa mientras usted le lee, deje de hacerlo. Lo importante es asociar la lectura con sentimientos agradables y de placer.

Escoja libros a prueba de niños

Es decir, libros que se puedan mojar, y cuyas páginas no se rompan porque no son de papel regular sino de cartón. Estos libros no se rompen si el bebé los muerde o trata de romper. Exponga al niño a otros libros, pero no se moleste si el bebé les causa daño. Use revistas viejas y libros con dibujos grandes. Tenga flexibilidad, ya que leer a su bebé puede tomar diferentes formas. Un bebé recién nacido probablemente no reaccione. Un bebé de varios meses intentará coger el libro y pasar las páginas. Probablemente termine tirando el libro al suelo. No se preocupe si esto ocurre. Siga leyendo el libro en voz alta. De esta manera continuará exponiendo a su niño a los sonidos del idioma hablado. Si usted demuestra que le interesa el libro, lo más probable es que su hijo también demostrará interés.


Comparta los libros

Además de leer, háblele al niño de los dibujos, cante, señale a los personajes, actúe como ellos. Nombre los objetos y colores que aparecen en la página. Estimule a su hijo a que pase las páginas, esto puede resultar difícil para las manitas de su bebé. Pero lo más importante es hacer de la lectura una actividad interactiva e interesante.

Por Estela Kennen (*)

(*) Escritora invitada de esta edición. Estela Kennen ha estado a cargo de programas de lectura en Lafayette, Colorado y ha hecho investigación sobre la literatura de la salud.

Acerca del Autor