La educación de los Hispanos en los EEUU. Escribe: Armando Zarazú

Los Estados Unidos invierte más en educación que cualquier otro país de los denominados desarrollados. En el 2010 EEUU gastó 39% más por un estudiante que el promedio de los países del mismo grupo. Sin embargo, esa inversión no justifica los resultados. Solo hay que mencionar que los resultados de los exámenes de PISA del 2012 (el último que se tiene a disposición), no son alentadores. Solo hay que mencionar que los estudiantes de EEUU que participaron quedaron debajo del promedio y ocuparon el puesto 27 entre los países participantes. De igual manera en Lectura, ocuparon el 17 lugar y el 20 en Ciencias.

A la fecha no se ve cambios importantes. Como de costumbre la soga se rompe por el lado más fino y los encargados de la administración señalan, muy alegremente por cierto, a los maestros como culpables de la crisis educacional que atraviesan los Estados Unidos, olvidando que existen otros factores, los cuales, en definitiva, son los responsables de lo que viene sucediendo con la educación.

Uno de los problemas más importantes y del que nos vamos a ocupar en esta nota, es la enorme diferencia que existe entre el rendimiento de los estudiantes de las minorías y los de origen anglo, problema que se agudizará en el futuro si no se le encuentra una solución justa y razonable pronto. Hay que tener en cuenta que el porcentaje de estudiantes minoritarios será del 33% en el año del 2022, además el porcentaje de estudiantes de origen multirracial aumentará al 44%. De continuar la situación de la educación tal como es ahora, en ese año la diferencia será enorme y especialmente problemática.

Desde el inicio de su educación la población hispana está en desventaja debido a que no cuentan con los recursos necesarios que otros estudiantes reciben y las escuelas a las que asisten están pobremente equipadas como para compensar dicha desventaja. Estas provienen también de la condición de inmigrantes de los padres y de su status económico, además de la falta de conocimiento del sistema educativo de este país, muy diferente al suyo. A medida que el avanza, a través del sistema educativo, la falta de recursos económicos para las escuelas y la pobre relación cultural con algunos de sus profesores, son el motivo para que los estudiantes hispanos constituyan el grupo étnico con menores índices de graduación, tanto en la escuela Secundaria como en el College o Universidad. En los últimos años esta situación tiende a mejorar.

El problema de la educación es importante para la colectividad hispana. En las pasadas elecciones, más del ochenta% lo consideraron muy importante, junto a la economía, salud y terrorismo. Lamentablemente, el problema económico es un gran obstáculo para que la juventud hispana continúe con sus estudios universitarios, el 66% de hispanos que entró a la fuerza laboral o ingresó a las fuerzas armadas lo hizo por la necesidad de ayudar a sus familias, mientras que en la población de origen europeo (anglo) lo hizo menos del 30%. Indudablemente, esta es la razón principal para no continuar estudios universitarios.

Ahora bien, no todo son malas noticias para los hispanos, es bueno saber que la deserción escolar, pese a continuar siendo la más alta ha empezado a bajar, del 32% en el año 2000 al 12% en el 2014, estadísticas que han ayudado a que a nivel nacional también baje la de deserción escolar, del 12% al 7% en el mismo periodo. A nivel de educación superior, 35% de jóvenes de 18 a 24 años se enrolaron en instituciones superiores, sean estos Colleges de dos o 4 años, un aumento del 13% en comparación a 1993.

Un problema que falta solucionar en la educación estadounidense es el referente a la diversidad de la población escolar. Todavía la mayoría de la población blanca atiende escuelas en la que la mayoría de estudiantes son blancos. Mientras que más de las tres cuartas partes de los estudiantes de los grupos minoritarios atienden escuelas en donde están representados los grandes grupos étnicos que conforman esta nación, es decir blancos, hispanos y afroamericanos. Recientemente el principal periódico del Estado, el Hartford Courant, publicó un extenso de estudio sobre este tema en el sistema educativo de Hartford y sus conclusiones no fueron nada halagüeñas.

La educación es el factor más importante para el desarrollo de una nación, sin ella es imposible que se pueda alcanzar las metas deseadas. Por lo tanto es imperativo que quienes están a cargo de las políticas educativas conozcan el tema y sobre todo, que alguna vez en sus vidas hayan pasado por un salón de clase. En la actualidad, se cierran escuelas, se congelan la compra de material didáctico y se eliminan puestos de maestros, todo lo cual indudablemente afecta la educación de este país. No basta una retórica vacía. Es necesario que se le brinde todo el apoyo al sistema educativo del país, de lo contrario seguiremos detrás de otros países que cuentan con menos recursos. Nuestros estudiantes merecen algo mejor para que puedan soñar en un futuro promisorio y alentador.
Armando Zarazú
azarazu@aol.com
identidadlatina.com

Identidad Latina
Acerca del Autor