La Cumbre de Madrid lanza un mensaje de unidad para reordenar el mundo multipolar

Madrid, 18 may (EFE).- La Cumbre de Madrid lanzó hoy un mensaje de unidad para afrontar la crisis económica desde un nuevo reordenamiento del mundo multipolar, en el que se escuche más la voz de los países emergentes y se evite la tentación del proteccionismo.

Dirigentes de 60 países de Europa y de América Latina y el Caribe acordaron impulsar su cooperación como "socios en la agenda global" para potenciar de forma conjunta la recuperación económica.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, abogó en el acto inaugural por la reconstrucción del multilateralismo "que tanto necesitamos en el orden político y económico mundial" y para evitar el proteccionismo "en todas sus formas".

"Los países con más responsabilidad en los organismos multilaterales son los que más responsabilidad tienen, subrayó la gobernante argentina en una encendida defensa de la reforma de los organismos internacionales.

Igualmente pidió que se eviten en tiempo de crisis "conductas y sanciones de leyes discriminatorias contra la emigración", llamamiento que fue secundado por varios dirigentes latinoamericanos durante la Cumbre de Madrid.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó a Europa y Latinoamérica como "socios globales" y expresó su convencimiento de que la capacidad de crecimiento económico y de impulsar políticas sociales "está en la apertura, en la liberalización y no en las fronteras".

La crisis económica, el futuro de la estabilidad financiera, el cambio climático y la lucha por superar la pobreza son prioridades de ambas partes, afirmó.

El presidente de Perú, Alan García, reclamó por su parte "alzar una nueva voz en el mundo", que por medio de la cooperación biregional "reordene positivamente la multipolaridad que hay ahora en el planeta".

"Nos une algo más que un negocio comercial", dijo García, y abogó porque ambas regiones descubran "nuevos mundos de justicia, igualdad y solidaridad" y se unió al llamado contra sanciones y conductas discriminatorias contra la emigración.

El gobernante peruano dijo también que la Cumbre de Madrid lanzó un "mensaje de democracia" con criterios de "prensa libre, partidos políticos libres y de elecciones libres en nuestros pueblos".

"Es la hora de cambiar y todos tenemos esa responsabilidad", afirmó al pedir una "economía realista" basada en el bienestar de los pueblos" .

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, consideró que ambos bloques deben apostar por un "multilateralismo eficaz" y recordó que suponen un tercio de la Asamblea General de Naciones Unidas y del G-20 (grupo de países ricos y emergentes), mil millones de ciudadanos y más de un cuarto del comercio mundial.

"Estoy convencido de que una mejor cooperación entre América Latina y el Caribe pueden suponer una diferencia real en el mundo multipolar en el que vivimos", insistió el político portugués.

También el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, coincidió en la importancia de un partenariado estratégico de la UE con América Latina y Caribe, que son la cuarta parte de los estados que forman el sistema internacional y que requieren "cambios profundos a la medida de la nueva ola de globalización".

Van Rompuy, al igual que otros dirigentes, recordó a los miles de muertos por los recientes terremotos en Haití y Chile y prometió que "juntos vamos a trabajar por una recuperación rápida y fuerte", porque "se lo debemos a aquellos que han muerto".

La Cumbre de Madrid será el marco de una intensa actividad diplomática paralela con numerosas entrevistas bilaterales, como la que celebrarán el presidente de Brasil con sus homólogos de Francia y Turquía sobre el contencioso nuclear de Irán.

Veintiséis líderes europeos, latinoamericanos y caribeños han delegado en sus ministros u otros funcionarios la representación en la VI Cumbre UE-ALC.

De los veintisiete socios europeos, están presentes en Madrid catorce jefes de Estado o de Gobierno, mientras que en el caso de América Latina y el Caribe asisten veinte de sus 33 mandatarios.

Las ausencias europeas más destacadas son la de la canciller alemana, Angela Merkel, que solo asistió ayer a la cena ofrecida en el Palacio Real y después regresó a Berlín, y las de los primeros ministros del Reino Unido, David Cameron, e Italia, Silvio Berlusconi.

En el bloque latinoamericano, no están los presidentes de Venezuela, Nicaragua, Cuba, Honduras y Uruguay.

Acerca del Autor