La Cistitis, una enfermedad de la que no se habla


Hay enfermedades que no se nombran o discuten porque el paciente muchas veces por pudor no se atreve a expresar sus síntomas. Una de estas enfermedades es la Cistitis.

Recientemente nos escribió la Asociación de Cistitis Intersticial (CI) y nos envió información muy útil sobre esta enfermedad. Según los datos, más de 700,000 personas en los Estados Unidos padecen de cistitis. La edad promedio al presentarse la enfermedad es de 40 años. El 25 por ciento de los pacientes son menores de 30 años y el 90 por ciento son mujeres. Pero los hombres también pueden padecer de esta enfermedad.

La cistitis es una enfermedad inflamatoria crónica de la vejiga que frecuentemente no es diagnosticada. Aunque se desconoce su causa y no existe tratamiento que sea efectivo en todos los casos, hay muchos tratamientos disponibles que alivian a la mayoría de los pacientes.

Los síntomas más corrientes son dolor en la vejiga, urgencia urinaria, frecuencia durante el día y también en las noches, dolor en el bajo vientre y otros. Los médicos muchas veces tienen problemas para diagnosticar esta enfermedad, ya que la confunden con otras, incluyendo con infección de las vías urinarias, la cual se trata fácilmente con antibióticos. Para hacer un diagnóstico correcto hay que hacer una cistoscopia bajo anestesia general.

Hoy en día existen una serie de tratamientos que pueden ayudar esta condición, incluyendo una serie de medicamentos específicos. La cirugía es el último recurso para tratar esta condición. Investigaciones recientes indican que en algunos pacientes, esta enfermedad puede estar asociada con otras condiciones.

Queremos agradecerle a la Asociación de Cistitis Instersticial y, en especial a Norma Kellan, el haber compartido toda la información anterior. La Asociación, ubicada en Maryland, está dedicada a ofrecer apoyo e información a los pacientes, educación al público y la comunidad médica y a la promoción y financiamiento de la investigación sobre CI. Si le interesa conseguir información adicional puede hacerlo a través del (301) 610-5300 o por la página web: www.ichelp.org

A los pacientes queremos recordarles que cuando visiten al médico o al hospital deben poder sentirse cómodos al compartir sus síntomas. Los pacientes que no hablan inglés tienen derecho a que les traduzcan. No deben permitir que se sientan incómodos porque no pueden explicar su condición, ni permitir que un familiar o menor sea responsable por explicar su padecimiento. Una traducción hecha por una persona que no es experta puede confundir al médico y darle información equivocada. Para obtener un diagnóstico claro el paciente tiene que compartir sus síntomas con exactitud. Cualquier error le puede costar su vida. De igual forma, un tratamiento efectivo va a depender de que el paciente entienda las instrucciones sobre lo que debe hacer.

La mayoría de los hospitales tienen acceso a servicios de traducción. Su vida puede depender de "palabras", exija y asegúrese que las mismas sean las correctas.

Avatar
Acerca del Autor