La Casa Blanca inicia un segundo intento de revocar una ley contra los soldados gays

Washington, 18 nov (EFE).- La Casa Blanca ha iniciado un segundo intento para revocar la ley contra la participación de homosexuales en las Fuerzas Armadas, después de que el Senado rechazara un debate al respecto en septiembre.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha pedido al líder demócrata del Comité de Servicios Armados del Senado, Carl Levin, que impulse un nuevo debate contra la medida, conocida como "Dont Ask Dont Tell" (DADT, "No preguntes, no cuentes"), según NPR.
Por su parte, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, emitió anoche un comunicado en el que asegura que la Cámara Alta votará sobre la medida "después de Acción de Gracias", fiesta que se celebra el próximo jueves 25 de noviembre.
"Nuestro Departamento de Defensa apoya la revocación de DADT como una forma de construir unas Fuerzas Armadas compuestas de voluntarios", afirmó Reid, quien subrayó la "necesidad" de anular la medida "para que cualquier estadounidense que quiera defender el país pueda hacerlo".
La ley, aprobada en 1993 por Bill Clinton, no permite a las autoridades militares que pregunten a los soldados sobre su orientación sexual, pero sí autoriza al Pentágono a despedir a los homosexuales que la admitan abiertamente.
Después de las elecciones legislativas del 2 de noviembre, Obama reiteró su deseo de que el Congreso revoque la medida antes del inicio de la 112 sesión legislativa, en enero próximo, cuando los demócratas verán sus filas menguadas en ambas cámaras.
El secretario de Defensa, Robert Gates, ha secundado esa intención.
Sin embargo, su administración ha puesto trabas en los últimos meses a la suspensión de la ley que en septiembre dictó la juez federal Virginia Phillips, después de declarar la medida inconstitucional.
El Departamento de Justicia presentó en octubre una apelación a dicha decisión, que fue respaldada por un tribunal federal de apelaciones y más tarde por el Tribunal Supremo.
Esos esfuerzos del Gobierno por impedir que se frene la ley decepcionaron a muchas organizaciones que defienden los derechos de los homosexuales, lideradas por el grupo Log Cabin Republicans, que presentó la demanda en 2004 y que cuenta con más de 19.000 miembros.
Obama ha alegado al respecto que quiere que la ley se suspenda desde el Congreso, mediante una "transición ordenada", y se opone a una orden judicial que entre en vigor de forma inmediata, al considerar que causaría grandes contratiempos en el Ejército.
Según una encuesta del Wall Street Journal y la cadena NBC publicada hoy, un 50 por ciento de los estadounidenses están a favor de que los soldados homosexuales puedan revelar su orientación sexual, mientras que un 38 por ciento prefiere que sigan acogiéndose al DADT y un 10 por ciento se opone a que participen en el Ejército.
Otra encuesta divulgada también hoy por la consultora Quinnipiac muestra un rechazo aún más amplio a la medida, con un 58 por ciento de los encuestados a favor de su revocación.
La oposición a la suspensión de la ley en el Senado está liderada por el republicano y ex candidato a la presidencia del Gobierno John McCain, uno de los veteranos del Comité de Servicios Armados del Senado.

Acerca del Autor