Juez Kavanough en el ojo de la tormenta

Juez Kavanough en el ojo de la tormenta

El actual Juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, Brett Kavanough ha sido nominado este año por el presidente Donald Trump para convertirse en Juez Supremo de los Estados Unidos. Su audiencia empezó el martes 4 de septiembre en el Capitolio de Washington en medio de protestas y cuestionamientos por su pensamiento conservador, e inclinado a los bandos derechistas de la política nacional.

De Kavanough se dice mucho, que es opositor a los derechos de las mujeres, pues está en contra del aborto, no manifiesta su opinión sobre el matrimonio gay, evita hablar sobre el control de armas, el cambio climático y más. También ha expresado, que el presidente debe gozar de inmunidad, en casos de sospecha de corrupción. Sin embargo, durante el gobierno de Bill Clinton, Kavanough colaboró investigando hechos de corrupción, incluyendo la muerte del consejero Vincent Foster y la relación extra marital con Mónica Lewinsky. Durante el gobierno de George W. Bush, Kavanough trabajó como asesor legal en esa administración y tiene una carrera política de más de 12 años; por ende, el Partido Demócrata ha solicitado una revisión detallada de su historia laboral. Sin embargo, la actual Casa Blanca ha retenido más de 100,000 páginas de documentos relacionados con su vida laboral. No obstante, el 4 de septiembre, Trump escribió el siguiente tweet: “No hay nadie en Estados Unidos más calificado para este puesto y nadie más merecedor”, luego de dar luz verde a su nominación.

go de dar luz verde a su nominación. En los tres días de las recientes audiencias, movimientos “Pro-Choice” estuvieron presentes. Muchas de estas mujeres, levantaron su voz de protesta durante el encuentro. Sin embargo, la policía las retiró de la sala inmediatamente. Muchas organizaciones indican que Kavanough es ultraconservador y religioso y su ideología puede acabar por penalizar el aborto, y criminalizar el derecho a la libertad reproductiva. En el segundo día de audiencias, el Senador Corey Booker (D-NJ) le preguntó: “Exprese su opinión sobre el matrimonio gay”, a lo que Kavanough dijo: “Soy juez, me aplico a la ley... la ley de la tierra protege ese derecho”. La pregunta fue replanteada, en diferentes maneras, pero él nunca respondió directamente. Los demócratas y la comunidad LGBTQ, temen que si es confirmado Juez Supremo, los derechos gays puedan ser impugnados.

En 2011, Kavanough se opuso cuando el Tribunal de Circuito de DC intentó una serie de prohibiciones de armas de asalto en Washington. Kavanough argumentó que la prohibición de rifles semiautomáticos era anti-constitucional. Seis años mas tarde, Fred Guttenberg, padre de Jaime Guttenberg (14), víctima en el tiroteo de Parkland, en Florida, fue a saludarlo cuando finalizó la primera audiencia; sin embargo, Kavanough con mirada indiferente dejó la mano de Guttenberg en el aire.

En 2012, Kavanough formó parte de un jurado que eliminó una medida de la Agencia de Protección Ambiental para reducir la contaminación en los Estados Unidos. Sus oponentes dicen que su accionar, coincide mucho con la ideología de Trump en negar el calentamiento global, que costó al país salir del Acuerdo Climático de París en el 2017. Kavanough solo necesita 50 votos para ser oficialmente confirmado por el Senado como Juez de la Corte Suprema. La decisión final se dará a conocer a finales de septiembre.

La imagen de Kavanough esta opacada ya que Christine Blasey Ford, una compañera de Kavanough durante sus años de high school, salió el 16 de septiembre 2018 acusándolo de haberla atacado e intentado de abusarla sexualmente hace 17 anos. Desde entonces, secuelas psicológicas la han perturbado afectando su vida, menciona. Kavanough, niega rotundamente este hecho, y sigue manteniendo el apoyo de Trump.

Cabe resaltar que, Kavanough es un fervoroso católico y ha demostrado su fe colaborando con Catholic Charities en Washington DC, haciendo trabajos de voluntariado ayudando a la gente sin hogar, y sirviendo comida a los más necesitados. También es tutor en el Washington Jesuit Academy, una escuela católica donde los estudiantes de bajos ingresos no tienen que pagar matrícula para su educación. Kavanough, también es profesor en la Harvard Supreme Court Law School, y goza del respeto y admiración de muchos de sus alumnos.
Maricarmen Cajahuaringa
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor