Periodico Identidad Latina

Juan Manuel Sanabria, actor y bailarín Argentino

“El actor le presta la piel al personaje”

Juan Manuel Sanabria nació en Argentina y ha estado activo en varios grupos teatrales durante la última década. Se mudó a Stamford, Connecticut en 2005 y ha trabajado en el área triestatal. Actor de teatro, profesor de danzas folclóricas argentinas, bailarín de tango, ex bailarín de Ballet de la Universidad de Buenos Aires. Locutor radial y periodista egresado del New York Broadcasting School en el 2001. El está nominado a los Premios Latino de Oro 2018, en la Categoría Arte y Cultura.

 

-Juan, ¿A qué edad le empezó a gustar esa idea de ser artista?

-A los 7 años de edad comencé en un conservatorio de música a estudiar música. En ese mismo instituto había una escuela de danza folclóricas. Yo veía que los nenes se divertían ahí y yo con mi partitura de música y la guitarra me parecían muy aburridos. Entonces le dije a mi mamá, “yo quiero bailar”. Me cambió y comencé una carrera de danza por siete años, donde terminé como Profesor de Danza. Luego me trasladé a la Escuela Nacional de Danza.

¿Cuándo empezó la actuación en su carrera?

-Se fue fermentando la actuación dentro de la danza y hoy en día la danza y el teatro forman una estructura muy fuerte, donde personificas diferentes caracteres. Representas a alguien o algo. Cuando vengo para los EEUU en el 2005 es donde arranco con el teatro, es cuando me dan para hacer algo distinto que no era la danza. Empecé con un personaje como de tres líneas, decía “Hola, ¿Qué tal?” y luego me iba. Luego el director me dio la oportunidad de interpretar a personajes con más relevancia.

Tuvo un personaje que le marcó mucho, ¿Cuéntenos sobre eso?

-Era un personaje bastante oscuro. Salía de prisión y volvía a encontrarse con ex esposa. El pretendía volver a la normalidad pero se entera que ella se había casado con otro. El revienta y salen todos sus demonios, se trasforma y agrede a ella. La razón por la cual él había caído preso era por haber agredido a su ex mujer. Entonces, después de salir él quería ver a ella y a su hijo. Ella nunca tuvo ese hijo que él quería ir a ver porque en la golpiza le había dado, había matado a su hijo. Ese personaje me marcó porque yo soy totalmente lo opuesto. No apruebo la violencia, mucho menos hacia la mujer.

-¿Cómo desprenderse de esos personajes después de tanto tiempo de rodaje?

-Es difícil, porque uno le presta la piel al personaje. Uno trata de hacer el personaje lo más real posible y desprenderse de ese personaje es muy difícil. Tienes que tener los pies sobre la tierra y saber que es solo un personaje creado por nosotros.

La mayor parte de su carrera ha hecho teatro, pero también ha hecho cortometrajes, ¿Qué  diferencias hay?

-La diferencia es abismal. Cuando haces cine y cortometraje, está el corte para poder repetir la escena. Algo que en el teatro no tienes esa chance porque es en vivo y la gente puede ver cómo vos traspiras, te mueves, etc. Hacer cine y teatro son dos cosas muy distintas.

-¿Con cuál se queda?

-Con la versatilidad de ambos. Tienes que ser polifacético y poder desenvolverte en ambos.

Está promocionando la obra “La Chica del Parque”, ¿De qué se trata y cuándo podremos verla?

-Es una obra de teatro escrita por el español Eduardo Vidales. El año pasado él me envió cinco obras de su autoría de la cual extraje, “La Chica del Parque”, y se la envié al director de Coqui Theater, Raúl Rivera. La analizó y me dijo que si puede funcionar. Empezaron a buscar a la actriz que pudiera hacer el personaje. Luego comenzamos a hacer el montaje de la obra. Vamos a presentarla en Stamford el 29 de septiembre. Es una obra contemporánea, fresca y tiene un contenido humano muy profundo.

¿Quién le acompaña en esta obra?

-Génesis Tabares, una actriz dominicana con la que ya había trabajado en una obra antes pero no había tenido la cercanía que tengo en esta obra como pareja.

¿Ha estado en sus planes hacer una Academia de Teatro acá en EEUU?

-No sé si Academia, pero si estoy en vía de montar un espectáculo de tango y folclore. Laura Mariana Manyoma me va a acompañar en este camino, como mi pareja, compañera y partner. Ella quizá si tenga intenciones de hacer una Academia en el área de Stamford y una de tango en Nueva York.

Está nominado al Latino de Oro 2018 en la Categoría de Arte y Cultura, ¿Los premios lo motivan?

-Hay dos premios muy importantes en el mundo del teatro en New York. Uno es los premios ASET y el otro son los premios HOLA. He ganado los dos premios. Si tu justificación para hacer una obra es ganar un premio, entonces vas por un mal camino. La motivación tiene que ser generar algo que le llegue a la gente. El premio no es ganar, el estar nominado ya es ganancia porque reconocen tu trabajo.

-¿La obra con la que ganó es una comedia?

-Si. Es de un compositor venezolano, Cesar Sierra. Se llama “La Lechuga” porque el suegro está en estado vegetativo y vive en mi casa hace nueve años. Quiero que hagan algo con el viejo porque no quiero saber nada de él. Lo que decidieron es desenchufarlo. En realidad es una tragicomedia de humor negro. A mí me toca ser el malo.

-¿Algo más que quisiera agregar?

-Vengan a ver “La Chica del Parque” se va a estrenar en Stamford el 29 de septiembre, en dos funciones, a la 3pm y a las 8pm. Van a llevarse una experiencia muy conmovedora, y también a que voten por mí en la nominación del Latino de Oro, en latinodeoro.org.

Cathy Montano