Hermanos Figueroa y su pasión por el boxeo

En la vida de Hartford siempre encontraremos hechos muy singulares entre los Latinos, es el caso de los hermanos Figueroa, Emanuel (22) y Edgard (17). De origen puertorriqueño y residentes en la ciudad capital. En este inicio de la primavera los encontramos en el gimnasio del San Juan Center y tuvimos la oportunidad de conversar con ellos, quienes no solo tienen en común los lazos familiares sino su gran apego al deporte del boxeo.

Los Figueroa son una familia ligada al boxeo, ya que el papá, el tío y los primos de Emanuel y Edgard tambien están en este deporte. Los hermanos son miembros del gimnasio del San Juan Center de Hartford, ambos en la categoría Amateur y con una historia similar. Emanuel no cuenta que empezó a los 11 años en el boxeo, “me había retirado por los estudios, pero ahora he vuelto y estoy entrenando fuerte”. Angel es el entrenador de los dos y es el que les enseña los secretos de este duro deporte. “Mi entrenador me dirá cuando estoy listo para llegar a profesional”, señala Emanuel, quien no ha descuidado los estudios, a los cuales llama su “plan B”. Curiosamente él entro al boxeo por un primo que también peleaba, pero a los años este murió, “eso me ha dado mas fuerzas a seguir adelante y lograr ser alguien en el boxeo”. Emanuel sueña que algún día llegará a boxeasr en una velada importante en Puerto Rico, donde el boxeo tiene una gran difusión.

Por su parte Edgard que empezó a los 14 a practicar, luego de acompañar a su papá y hermano mayor al gimnasio. Recuerda que su papá estuvo involucrado al boxeo en el Army y tiene muchos trofeos ganados. “Como amateur usamos un casco protector y solo peleamos 3 rounds. A los 18 está la oportunidad de firmar como profeisonal y ahí ya no usas casco”, nos dice un entusiasmado joven deportista. También nos enteramos que Edgard hizo 7 peleas, de las cuales ganó 3, y nos confesó que mantenerse en buen peso es importante, “es necesario tener buena masa muscular”, nos aclara. Su última pelea la hizo en South Windsor y la ganó. El sigue estudiando en la escuela Bulkeley y sabe que el entrenamiento junto a su entrenador Angel y al director del gimansio, George, serán importantes para seguir avanzando en el mundo del boxeo.

Georgina Coogan

Georgina Coogan

Acerca del Autor