HERENCIA HISPANA: Letras Latinoamericanas no tienen fronteras

En estos días, en los cuales se está celebrando el Mes de la Herencia Hispana en los Estados Unidos, es bueno recordar que la cultura de los países latinoamericanos tiene grandes exponentes en la literatura, ciencia y trabajo en busca de la paz; cuya calidad y valía ha sido reconocida a través del mundo, al punto que 16 de sus representantes han sido galardonados con el reconocimiento de más prestigio en la historia de la humanidad, el Premio Nobel. Estos genuinos representantes de la cultura hispanoamericana provienen de Argentina, México, Chile, Perú, Colombia, Venezuela, Costa Rica y Guatemala.
En estas breves líneas nos ocuparemos específicamente de los galardonados en el área de las letras y comenzaremos con Gabriela Mistral, la gran poetisa chilena quien fue la primera mujer latinoamericana y la única hasta la fecha, que lo ha recibido en Literatura. Su hermosa y delicada poesía, plasmada en Sonetos de la muerte, Ternura y muchos trabajos más la hicieron recibirlo en 1945. Habrían de pasar 22 años para que otro latinoamericano reciba el reconocido Premio, en 1967 el guatemalteco Miguel Ángel Asturias. El tema indigenista y el compromiso social protagonizan las obras de este novelista, poeta y dramaturgo centroamericano. En 1946 escribió Señor Presidente, novela que denuncia la injusticia, la corrupción y la dictadura en Guatemala. Hombres de maíz, considerada su obra cumbre y emblemática del realismo mágico, fue inspirada por la cosmovisión de la cultura maya.
El nombre de Pablo Neruda es familiar para los amantes de la poesía, especialmente sus Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), Residencia en la tierra (1935). En 1950 se publicó Canto General, su libro de mayor compromiso social, y pocos años después, Odas Elementales (1954-57) que da un giro hacia la sencillez y el humor. Su evolución muestra la versatilidad extraordinaria de este gran escritor.
El año de 1982 vería recibir el Nobel a Gabriel García Márquez, considerado el escritor latinoamericano más influyente e importante de los últimos cien años y recientemente fallecido. Cien años de soledad, su trabajo más conocido y por el cual fue galardonado, es considerado el tercer libro más impreso en la historia de la literatura mundial, solo después de la Biblia y el Quijote. El amor en los tiempos del cólera, La hojarasca, La historia de la cándida Eréndira, Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quien le escriba, son algunos de los trabajos de este ilustre colombiano que no solo destacó en el género novelístico, sino que también fue un maestro de relatos cortos o cuentos y un eximio periodista.
México ha producido escritores de la talla de Juan Rulfo, Carlos Fuentes y muchos otros más que han hecho resaltar la cultura azteca con sus relatos. Sin embargo, fue Octavio Paz, quien cultivó la poesía y el ensayo el que fue escogido por la Academia Sueca para ser galardonado en 1990. El Laberinto de la soledad (1950), una colección de nueve ensayos, es una de sus obras más influyentes y aborda el tema de la identidad mexicana.
Luego de haber sido mencionado como posible ganador por muchos años, Mario Vargas Llosa lo recibió el 2010. Este novelista y ensayista, peruano de nacimiento pero nacionalizado español, es una de las figuras más importantes del Boom Latinoamericano. La ciudad y los perros (1963), es su primera novela y una de las más importantes. La Casa Verde, La guerra del fin del mundo, Los cachorros, Conversaciones en la catedral, El paraíso en la otra esquina, La fiesta del Chivo, y muchas otras obras más que han salido de su pluma han consolidado la fama de escritor de este autor latinoamericano; relativamente joven, es el único Nobel latinoamericano con vida y de quien se espera siga escribiendo con la exquisita calidad a que nos tiene acostumbrados.
A lo largo de la historia de las letras latinoamericanas siempre han existido nombres que han sabido llenar de orgullo a los que hablamos el idioma de Cervantes y venimos del Sur del Río Grande. Su importancia a nivel mundial es innegable y, en las universidades estadounidenses, son estudiados con interés en los departamentos de literatura hispana, que no falta en toda universidad de este país que se respete. Muestra que la cultura de nuestros ancestros comienza a ser valorada en su verdadera dimensión.
Armando Zarazú
azarazu@aol.com

Acerca del Autor