¿Hasta cuándo Jagger? ¿Hasta cuándo Stones?

DALTO COMENTA

Lo vi la última vez en “You Tube”. El viejo Mick Jagger, todavía saltando y moviéndose sobre el escenario, en Londres o en New York, a fines del 2012; se produjo su enésima reaparición, por los 50 años del grupo rodando por el mundo, y es que los Rolling Stones, el legendario grupo británico, se resiste a desaparecer. Pensé que ya no volverían, lo último que supe de ellos, es de su paso por Sudamérica, la película “Shine a Ligth” de Scorsese, otras giras, algunos accidentes y el mito que terminaba; pero luego de ver el “Midnight Rambler”, con Mick Taylor como invitado, reproduciendo viejas emociones, performances antiquísimas, con Jagger buscando el momento de entrar en los riff de Taylor, Richard y Wood, el casi caricaturesco Jagger, con sus 69 años a cuestas, lograba aún conmover a sus fanáticos, interpretando milagrosamente y andando por senderos peligrosos; todavía erizaba la piel y transmitía una energía, que solo la conocí en el arrasador ritmo, sonido destemplado y garganta demoledora de los Rolling Stones.
Me remontaron a 1981, cuando por primera vez me interesé por este grupo, con el video en que Jagger salía con camiseta lila, con el tema “Star me Up”, danzando con movimientos calculados, girando la cabeza de un lado al otro, y generando sensaciones nunca antes percibidas, como queriendo encontrar en el atrapante ritmo algo de los sentidos o intentar coger algo del universo; y los Rolling Stones, todos, desplazándose y armando un cuadro psicodélico, con la batería de Charly Watts reventando por los costados, el bajo de Wyman ingresando en la cabeza de manera vertical, la guitarra más ligera y veloz del nuevo “Stone” Wood, la complicidad de Jagger-Richard, en un tema que hacía trizas la cordura y el sentido común, con el guitarrista, con dedos callosos por las millones de rasgaduras y su pinta de pirata.
Seguro aquella vez de la adolescencia, me conquistó un sonido que nunca puede encontrarlo en ningún lado, y como los clásicos que pintaban un cuadro o elaboraban una sinfonía, Jagger sobre el escenario ejecutaba trazos magníficos del rock and roll, o del rithm and blues, o del pop, o como se quiera llamar; tengo aún el viejo disco en mi cuarto, con la carátula de los rostros tatuados en el “Tatto You”, y después la búsqueda hacia atrás de quien ya era leyenda, pues hace 15 años, aquella vez, venían tocando.
De los miles de temas todos deben tener sus preferidos, si tuviera que elegir tres temas de los Stones, diría que, fuera de los clásicos, “Jumping Jack Flash” o “Satisfaction”, sacrificaría muchos y pese a lo complicado, señalaría a “Luxury” del álbum “Its Only Rock and Roll”, de 1975, con acorde y melodías cimbreantes, como bólido que ataviado de guitarras, bajos y no sé qué instrumentos, nos lleva a un clima alucinante, ensamblado con las voz de Jagger, al muy puro estilo Stone, remece toda la humanidad y transcurre todo el vinilo de manera desconcertante y melancólica. Luego escogería a “Beast of Burden” del álbum “Some Girls” de 1976, tema que en vivo o en estudio sonaba contundente, con guitarra de Richard y sonido fuerte, metálico y cortante, canción que lleva o arrastra toda vibra “stoniana”. Y el otro sería “Tumbling Dice”, del “Exile on my Street” de 1972, cuyo álbum completo lo elegiría sin dudar, y el single que recorre todo el mundo y todos los escenarios, visceral, melodioso, angustiante, repetitivo, preciso y auténtico.
La última vez que lo vi, Mick Jagger, como un fantasma se deslizaba por el escenario, y aunque era evidente que le costaba algo moverse, como si tuviera un pacto con la eternidad, todavía alcanzaba el cielo, y los movimientos, que dieron incluso pie a una canción, estaban allí, rompiendo y midiendo el espacio, señalando con dedos y puños el camino del rock, gritándole a la noche y gesticulando como nadie; y si por momentos se le caía la voz, o se temía algún tropiezo, el milagro de sonidos gruesos de guitarra y golpes violentos de batería, lo sostenían; hasta cuando Jagger?, hasta cuándo Stones?...
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es

Avatar
Acerca del Autor