Hace 50 años…

Cuántas cosas pasaron en 50 años desde aquel 1961… Por estos días los cubanos celebraron los 50 años del “sentido socialista” de su gobierno, y es cierto, han transcurrido cincuenta años desde 1961, cincuenta años de muchos sucesos, del recién estrenado gobierno de John F. Kennedy, de la cumbre Kruschev-Kennedy, de la muerte de Hemingway, el asesinato del dictador Trujillo, del vuelo fantástico de Yuri Gagarín y de la frustrada invasión a Bahía de Cochinos (Cuba); y por qué no, 50 años de vida de cualquiera de nosotros y de muchos que intentan forjar un mundo mejor, o por lo menos sobrevivir en él.
En 50 años el mundo cambió bastante, no es el “20 años no es nada”, los 50 sí dejan huella, son casi toda una vida, en ese período el hombre llegó a la Luna, acuñó la frase “paz y amor”, fulminó al comunismo e inventó el internet; y leyendo las crónicas de aquella época, vemos que el 20 de abril, en efecto, en Cuba, la fuerza invasora, que con el apoyo de Estados Unidos, había desembarcado hacía 72 horas en Bahía de Cochinos, fue aplastada por el ejército cubano, con más de un centenar de invasores muertos, habiéndose capturado a otros 1,200 junto con importante material bélico. Después de tres días de encarnizado combate, la invasión se había convertido en un completo fracaso y en un grave tropiezo diplomático para Estados Unidos, cuya intervención en los hechos resulta manifiesta. La fuerza invasora estaba compuesta por exiliados cubanos opuestos al régimen de Castro, y contó con el apoyo de la CIA; obligado por el curso de los hechos, el presidente Kennedy terminó por aprobar a regañadientes la operación, en cuyo éxito no confiaba.
Y también leemos que ese mismo año, 1961, fue asesinado a balazos, en una emboscada, el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo , “Generalísimo” por ley especialmente promulgada y “Benefactor de la Patria” por resolución del Congreso, y quien no tuvo reparo en que llevara su nombre una provincia, ni que la capital, Santo Domingo, pasara a denominarse Ciudad Trujillo desde 1936; en tres décadas de dictadura ocupó cuatro veces la presidencia, dieciocho años en total, el resto de los períodos fueron cubiertos por su hermano o por hombres de su confianza; hizo del asesinato político un hábito de su régimen, y hasta llegó a atentar contra la vida del presidente venezolano Betancourt. La pérdida declarada del favor de Washington fue la señal de que su caída era inminente; el complot se fraguó con la participación de militares y civiles, y aún se dijo que apoyado por la CIA. El coche de Trujillo fue interceptado por otro en las afueras de la capital, al reducir su marcha, lo acribillaron a balazos.
En medio siglo desapareció la guerra fría entre la URSS y USA, se perdió algo de romanticismo, se cayeron muchos mitos e ideales, se aceleró más la vida y la historia quedó registrada en los libros; ahora en el siglo XXI todo nos parece nuevo, atrás quedaron nombres como Kennedy, Kruschev, Gary Cooper, Franco, Hemingway, el Rey Juan Carlos, Castro, Buñuel, Gagarín, Clark Gable, Quadros, Clay, Lennon, McCartney, Bergman, Trujillo, Onetti… En 50 años ya debimos haber sembrado un árbol, escrito un libro o educado a un hijo, medio siglo significa haber ya fraguado grandes proyectos, poder opinar con autoridad, y si no se ha conquistado todavía el mundo, procurar haber conquistado el alma que nos habita o seguir intentándolo; continuar ensayando emociones y sentimientos propios de nuestra raza, y buscar nuevos mundos en el universo infinito, para descubrir posiblemente en esas dimensiones las respuestas que hemos añorado y esperado por toda la eternidad.
Daniel Torreblanca

Acerca del Autor