EDITORIAL: Graduados Latinos: Que no sean solo números

En este mes de mayo, con mucha alegría y emoción compartimos la graduación de la Universidad de algún familiar y también de amigos. En Connecticut, son cada vez más los apellidos de origen hispano que consiguen algún grado en los Colegios Comunitarios y en las Universidades, pese a que, especialmente en Hartford se habla de una alta deserción de estudiantes en la etapa de la Secundaria.

La respuesta a esta aparente contradicción lo dan los números de inmigrantes que siguen llegando a nuestro Estado y las muchas familias que luchan y hacen lo imposible para que sus hijos sigan estudios superiores. También están las alianzas que los colegios secundarios hacen con las Universidades, para que los alumnos tomen algunas clases y vayan acumulando créditos para cuando estudien regularmente la carrera que elijan.

No podemos olvidar que en los últimos años entró en vigencia la ley que permite que los estudiantes indocumentados paguen lo mismo que todos y además lograron que fondos para becas puedan ser aprovechados por dichos estudiantes.

En este panorama y teniendo hoy en día una coordinación de las Universidades Estales y una variedad de Colegios Comunitarios a través de la CSCU (Connecticut State Colleges and Universities), la que dirigida por una Junta de Regentes trazan los planes de educación superior en los 17 centros de estudios que lo integran y que combinados gradúan a más de 15,000 estudiantes anualmente.

Es por eso que, en esta etapa de la vida del estudiante, es bueno aconsejarlo para que tomen las mejores decisiones para que continúen estudiando y alcancen más grados, masterados y doctorados; siempre que la situación económica se los permita. Esto le dará mayor independencia y mayores posibilidades de progreso.

La otra parte de la educación y que no se consigue en las Universidades es la que reciben en sus hogares y en el ambiente en donde se crían, conservando la cultura de sus familias de origen, empezando por el idioma, en este caso el Español, y las costumbres y valores positivos que se transmiten de generación en generación. Esto es muy importante para cuando ocupen posiciones de poder y tengan la oportunidad de ayudar a sus comunidades de origen, lo hagan.

Es por eso que cuando vemos desfilar a tantos estudiantes latinos para recibir sus diplomas, sus reconocimientos, sus grados al lograr sus sueños y a través de ellos la de sus familias, pensamos que el futuro de los latinos en esta país está en manos de ellos. Son tiempos difíciles, de muestras de racismo e intolerancia, y una de las maneras más efectivas y seguras de enfrentar ese odio, es precisamente con una comunidad preparada que no pierde su identidad.

 

Identidad Latina
Acerca del Autor