Gastronomía Latina en el área de Hartford

EL GASTRONAUTA

La lengua de un pueblo es el resultado del perfeccionamiento que la misma población ha realizado en su gramática y vocabulario a través de los siglos. Es así como el conocimiento de un idioma es la puerta para descubrir la amplitud cultural de naciones enteras. Muchos negocios buscan únicamente personal bilingüe para sus empresas. Corporaciones grandes han constituido fondos de apoyo y desarrollo latino. El español, hace algún tiempo, señoras y señores, se ha convertido en el segundo idioma no-oficial en los Estados Unidos. Con ello, la cultura y la gastronomía latina se expanden en territorio norteamericano en general y en Nueva Inglaterra en particular.

Son ya más de 150 años desde que los primeros puertorriqueños salieron de la Isla y llegaron por estas tierras a trabajar los cultivos de tabaco. Hoy en día ciudades como Hartford, Waterbury, New Haven y Springfield son la cuna del sabor boricua y desde aquí se sazona con sofrito y se sirve pernil, arroz con gandules y mofongo a toda la Nueva Inglaterra. Los peruanos empezaron a llegar a Connecticut desde inicios de la década de los setentas pero no fue sino hasta mediados de los noventas en que aparecieron verdaderos restaurantes en el área. La cocina peruana ha florecido en todo el mundo incuestionablemente este último lustro, debido principalmente a un famoso chef peruano, Gastón Acurio, al punto de ser considerada dentro de las mejores del mundo. La gran diversidad de ingredientes y platos ha ganado aficionados de toda nacionalidad. Hartford y Stamford son los puntos de concentración de ésta deliciosa cocina.

La culinaria brasileña tiene olor y sabor a carne a la parrilla. El ganado cebú pastorea en el trópico sudamericano impulsando la enorme industria cárnica carioca. Los brasileros apuestan aquí en Connecticut por el mantel largo y la mesa de gala. Existen un par de restaurantes aquí en Hartford tan deliciosos como elegantes. La nación colombiana está presente también en la zona, proponiéndonos una cocina que va mucho más allá de las arepas y empanadas y cuya bandera, la Bandeja Paisa, es un potpurrí de sabores capaz de satisfacer al más glotón. Otras cocinas presentes en la zona son las de Ecuador, focalizada en Danbury y New Haven principalmente, y El Salvador cuyo restaurante en East Hartford aún no hemos podido visitar pero que está dentro de los planes de ésta columna.

Hemos dejado para el último a México y su colorida cocina. La bi-culturalidad mexico-americana que hoy por hoy existe en California, Texas y Chicago no apareció de la noche a la mañana. Primero llegaron los pioneros y fueron ellos quienes fueron abriendo trocha para que transiten los que van llegando. En los últimos 3-4 años hemos presenciado el despegue de la cocina mexicana en Hartford apoyado por el incremento de la población azteca en la región. Han contribuido también a este despegue, el resto de las sub-comunidades incluida la anglosajona, ya que hace mucho tiempo que los platillos y la cultura mexicana están incrustados para siempre en el alma de Norteamérica.


Nota.- Queremos escucharte. Comentarios, preguntas, recomendaciones y sugerencias, por favor a nuestro correo electrónico: mario@identidadlatina.com Gracias.

Acerca del Autor