Periodico Identidad Latina

FÚTBOL: “La decisión de Zidane es un gesto único”

Simon Critchley, filósofo: “La decisión de Zidane es un gesto único”
Madrid (EFE).- La decisión del entrenador francés Zinedine Zidane, que decidió ayer dejar el banquillo del Real Madrid después de conquistar tres Ligas de Campeones consecutivas, es “un gesto único” desde el punto de vista del filósofo inglés Simon Critchley, autor del libro ‘En qué pensamos cuando pensamos en fútbol’.

“Es un gesto único. Solo una figura como Zidane podría hacer esto: es una persona única, fue un jugador único y es un entrenador único por su dignidad, integridad y honestidad”, asegura el pensador inglés en una conversación con EFE en Madrid, donde está presentando este libro.

Critchley (Hertfordshire, Inglaterra, 1960), catedrático de la escuela New School for Social Research de Nueva York (Estados Unidos) presenta en ‘En qué pensamos cuando pensamos en fútbol’ (Editorial Sexto Piso) una serie de reflexiones que vinculan la filosofía con el deporte rey.

En el volumen dedica un capítulo precisamente al que fue hasta este jueves entrenador del Real Madrid, un Zinedine Zidane al que define como una estrella melancólica, de la mano de la película francesa ‘Zidane’ (Douglas Gordon y Philippe Parreno, 2006) y del libro del belga Jean-Phillipe Toussaint (‘La melancolía de Zidane’).

“Hay un aspecto melancólico en Zidane, de soledad, que siempre tuvo como jugador. Creo que es lo que vi ayer cuando anunció que decidía marcharse del Real Madrid después de haber conseguido logros extraordinarios”, opina Critchley.

Para el pensador la decisión del que fue hasta ayer técnico madridista se trata de una acción “noble y heroica” que se aleja de la situación del fútbol actual.

“Huir del éxito y reconocer que no se puede hacer nada más es algo muy diferente. Me parece que Zidane está exhausto”, argumenta.

En las páginas de ‘En qué pensamos cuando pensamos en fútbol’, Crithcley identifica este deporte con el socialismo, una ideología con la que comparte la idea de “una experiencia colaborativa y colectiva” que tiene un punto “igualitario”.

“Es verdad que es un poco tonto decir esto con la dominación del dinero en el fútbol actual, pero hay una diferencia entre la experiencia colectiva de los aficionados y el dinero que lo cambia todo”, asegura el filósofo, que ve a los aficionados como “la esencia” de los clubes.

El autor coincide totalmente con una sentencia que se ha hecho célebre entre varios sectores de las aficiones españolas: la que declara el “odio eterno al fútbol moderno”.

“Creo que es totalmente cierto. En el libro hablo de la nostalgia de los entrenadores del pasado. Creo que en el momento en el que estamos ahora, el fútbol del pasado se ve más limpio, más digno. Pero jugamos el mismo juego y el fútbol moderno no ha roto totalmente con este pasado. La nostalgia es una parte esencial de ser un aficionado”, asegura Critchley.

¿Podría ser el Mundial, como el que se disputará dentro de apenas catorce días en Rusia, una competición más separada de los millones que se mueven en el fútbol de clubes? El pensador inglés es escéptico porque considera que el balompié es sobre todo “un deporte de clubes” que desarrollan un estilo forjado semana a semana.

“Creo que el hecho de que el Mundial sea en Rusia es una broma y una consecuencia de la corrupción”, asegura Critchley, muy crítico con la FIFA, una organización que considera debe ser “desmantelada” y “dignificada” con una nueva estructura.

No obstante, para el filósofo hay un aspecto en el que el fútbol moderno ha sido tremendamente positivo para la sociedad: el de la lucha contra el racismo.

Critchley, seguidor fervoroso del Liverpool inglés -como muestra en repetidas ocasiones en el libro, que tiene en sus primeras páginas una cita del entrenador inglés de los ‘reds’ Bill Shankly-, pone como ejemplo su propio equipo, cuyas mayores estrellas son un jugador egipcio (Mohamed Salah), uno senegalés (Sadio Mané) y un brasileño (Roberto Firmino).

“El fútbol está siendo una herramienta para luchar contra el racismo y para el internacionalismo. Si en 1980 tú preguntaras a un chico inglés de 18 años sobre España, te diría que es un lugar para pasar las vacaciones, ahora ese mismo chico conocerá 15 ó 20 jugadores españoles. La imagen de España en Inglaterra ha cambiado gracias al fútbol y eso es algo importante”, argumenta.

Como seguidor del conjunto inglés -en el que guarda fabulosos recuerdos del centrocampista español Xabi Alonso y el delantero Fernando Torres-, Critchley vivió la final de la Liga de Campeones como una derrota “decepcionante” en la que sintió “rabia” y luego “un gran vacío”.

El filósofo inglés, no obstante, no cree que el sucesor de Zinedine Zidane en el Real Madrid vaya a ser el actual técnico ‘red’, el alemán Jurgen Klopp.

“¿Está en los rumores? Creo que es bastante improbable, no me lo imaginaría. No le imagino en el Real Madrid, Klopp es alguien que tiene que entender la cultura del club, la del Liverpool es parecida a la del Borussia Dortmund. No creo que la cultura del Real Madrid sea parecida a la del Liverpool”, finaliza Simon Critchley.
Miguel Ángel Moreno