Ford Focus del 2016, conducción refinada y divertida

Desarrollado en Europa aunque de fabricación simultánea en Norteamérica y Alemania, Ford cuenta con tres líneas de producción en tres continentes diferentes para poder cubrir la demanda mundial, con China sumándose al proceso de ensamblaje.
Para 2016, el Ford Focus vuelve con una nueva interfaz de tecnología Sync 3, una transmisión automática de seis velocidades para el motor EcoBoost de 1.0 litros y pequeños ajustes en paquetes y opciones disponibles.

Estilos y Opciones
El Ford Focus está disponible en una variedad de estilos en el modelo sedán y hatchback. Hay tres niveles principales de equipamiento, el S, SE y el Titanium.
El SE trae rines de 16-pulgadas, llantas de acero, faros automáticos, control de crucero, cristales traseros, computadora de viaje, sistema de sonido con seis bocinas y reproductor de audio con los controles del mismo al volante.

Motor y trasmisión
El SE trae un motor de 2.0 litros de cuatro cilindros con 160 caballos de fuerza y ​​146 libras-pie de torque. Viene con una caja de transmisión manual de cinco velocidades, y la transmisión automática de seis velocidades “Powershift” es opcional.

Diseño de Interiores 
Me sentí cómodo en el  asiento delantero que es muy bueno para las grandes distancias. Los asientos traseros ofrecen un margen de seguridad suficiente, aunque un poco corto de espacio para las piernas, en comparación con los competidores más grandes.
La consola frontal luce muy bien con sus colores negro, gris, plata blanco y azul, sin embargo no es tan fácil de operar, mucho menos cuando el vehículo está en movimiento. Se requiere algo de tiempo para entender y controlar todos los comandos que se ven en la pantalla táctil del automóvil.

Seguridad
Trae una larga lista de características de seguridad importantes como equipo estándar, incluyendo frenos antibloqueo, control de estabilidad, airbags laterales delanteros y airbags laterales de cortina.
Agrega cámara de vista trasera y monitoreo y alerta de puntos ciegos y un sistema de alerta de carril de salida y tráfico cruzado.
En la versión mejor equipada, trae el sistema “Self parking”, permite reconocer mediante sensores si el espacio a su derecha es suficiente amplio para estacionar.
El carro toma el control de los movimientos del volante automáticamente mientras uno solo usa el acelerador y el freno. Prácticamente se estaciona solo, herramienta útil y notablemente llamativa, sobre todo para personas que recién están empezando a conducir.

En carretera
El Focus tiene un andar suave y duro a la vez. Se siente firme. Hay muy poco balanceo de la carrocería en las curvas, mientras que la dirección que está asistida eléctricamente, es fuerte y bien comunicativa.
La dirección se endurece para dar mayor seguridad al conductor, mientras que la suspensión parece trabajar sin problemas, aislando las impurezas del asfaltado con excelente comodidad en la cabina.

Conclusión
El Focus se siente como un carro europeo en la forma en que se ha optimizado para proporcionar un manejo agudo, una conducción refinada y divertida. Lo veo como una de las mejores opciones, en este segmento.

Precio Sugerido: Desde US $ 18,100
Enrique Kogan
enriquekogan@gmail.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor