FESTIVAL CANNES: Siete décadas de historia

Cannes (Francia), 24 may (EFE).- Setenta años de cine y de escándalos, de imágenes para el recuerdo, congregaron ayer en Cannes a un elenco irrepetible de directores y actores para celebrar el aniversario de un festival que dijo haber escrito hoy la página más bella de su historia.
La extensa alfombra roja que precedió a la ceremonia convirtió esa ciudad costera en epicentro de la cinematografía mundial, con ganadores de sus Palmas de Oro y de los premios a la mejor interpretación.
El cumpleaños feliz con el que Isabelle Huppert comenzó la gala y con el que un escenario repleto de artistas la terminó dejó claro, por si era necesario, que la noche era una celebración, una oda al cine en su esencia, y a aquellos artesanos que lo han hecho y hacen posible.
"Si Cannes existe es gracias a todos vosotros", lanzó el delegado general del certamen, Thierry Frémaux, a los más de 2.000 invitados del Palacio de Festivales.
Entre ellos, la misma que pone cara al cartel de esta edición, una elegante y alegre Claudia Cardinale, que a sus 79 años, con un vestido plateado, había recorrido el tapiz con bailes ocasionales ante los fotógrafos.
Sus mediáticas escalinatas habían testimoniado el paso también de algunos de sus más célebres habituales: Michael Haneke, Jane Campion o Nanni Moretti, que ya cuentan con la máxima distinción, o intérpretes como Nicole Kidman, Uma Thurman, Marion Cotillard, Bérénice Bejo o Antonio Banderas, acompañado de su pareja.
La conmemoración había comenzado en verdad al mediodía, con una foto de familia histórica que incluyó a los miembros del jurado, encabezado por el español Pedro Almodóvar, y en la que acabados los flashes de los fotógrafos sus protagonistas inmortalizaron con sus propios teléfonos el momento.
La hora y media en la que Cannes se autocelebró hizo un repaso en la pantalla de todas sus Palmas de Oro, con aplausos significativos a filmes como "Taxi Driver" (1976), "Pulp Fiction" (1994) o "I, Daniel Blake" (2016).
Dejó hueco igualmente a la reivindicación, cuando Huppert destacó que solo una mujer, Campion, ha incluido su nombre en la lista de directores galardonados, y quizá por eso uno de sus primeros vídeos conmemorativos fue dedicado a las grandes actrices que han pisado la Croisette en su historia.
Y porque no solo se miró a sí mismo, la gala mostró su solidaridad con el atentado suicida que anoche provocó veintidós muertos en Manchester, e invitó a la reflexión: "Vivimos en un mundo en el que la razón se ha echado a dormir", dijo Guillermo del Toro.
El cineasta mexicano, que llevó a Cannes en 1993 su primera película como realizador, "Cronos", dentro de la sección paralela Semana de la Crítica, y regresó en 2006 en competición con "El laberinto del fauno", fue uno de los pocos que tuvieron el honor de dirigirse a la audiencia.
"Estoy muy nervioso y estoy gordo, con lo cual tengo mucho riesgo de que me dé un ataque al corazón", bromeó en inglés en un discurso en el que destacó que "la fantasía nos ayuda a interpretar la realidad".
El certamen recordó también a través de las imágenes la emoción de aquellos que alguna vez se subieron al escenario a por un premio, como Javier Bardem y Penélope Cruz, y se regodeó en algunas de las polémicas que han salpicado su historia.
"Si no me queréis, os puedo decir que yo tampoco os quiero", dijo Maurice Pialat cuando su "Sous le soleil de Satan" fue recibida con abucheos.
Las náuseas, quejas y silbidos de quienes acudieron en 1973 a la proyección de "La Grande Bouffe", de Marco Ferreri; el provocador vestido con el que Cicciolina mostró más cuerpo que carne en 1988, o la división de opiniones ante un clásico como "La Dolce Vita", de Federico Fellini, integraron esa larga lista de escándalos sonados.
"Habrá otros en el futuro", concluyó Frémaux, que en otras ocasiones ha reiterado que "el tiempo es el mejor juez", y el que de verdad pone a cada uno en su sitio. Marta Garde.
Identidad Latina
news@identidadlatina.com
EFE

Identidad Latina
Acerca del Autor