FEBRERO: Mes de la Herencia Afro-Americana. Aportes

Febrero 21 - Marzo 6

Siempre me he preguntado por qué existe la necesidad de seleccionar un mes al año para celebrar ciertas comunidades. A los Hispanos (Septiembre), a las Mujeres (Marzo), a los Afro-Americanos (Febrero). Es como si el gobierno, o ciertas instituciones políticas y agrupaciones culturales, consideraran que al hacerlo así, pueden limpiarse las manos de las suciedades, insultos, actitudes machistas o racistas, a los que los grupos minoritarios y las mujeres son sometidos durante los once meses restantes.
Yo me salvo porque, siendo tanto Latina y mujer, tengo dos meses para celebrar mi identidad. Lo que se me hace difícil es decidir ser más Latina o más Mujer según el mes que sea, sin fragmentarme. ¿Cómo voy a separar la parte de mi identidad cultural de Latina con la genética de mujer? ¿Es posible hacer una dicotomía tan extrema?
Sin embargo, y a pesar de mis críticas al respecto, al mismo tiempo reconozco que estas celebraciones pueden tener resultados positivos, sobre todo para instruir a aquellas personas que no tienen conocimiento de las culturas y los logros realizados por los grupos que son honrados ese mes. También, es una manera de educarnos por ejemplo, sobre las contribuciones en la ciencia, cultura, música y literatura que cada uno de estos grupos ha hecho a la sociedad en general.
En Febrero, mientras celebramos a la cultura Afro-Americana en USA, siempre pienso en la historia tan inhumana con la que fueron traídos los esclavos del Africa a este continente, así como los sufrimientos que pasaron esas generaciones cuyas vidas tenían tan poco valor. Tal vez por eso pienso que la contribución de los Africanos al desarrollo cultural y su trabajo en el progreso de USA y América Latina es tan admirable y debe dársele el valor y reconocimiento que merecen.
Muchas de esas contribuciones han servido para mejorar la calidad de nuestras vidas, o nos los encontramos a diario sin saber la raza, género o etnia de la persona que lo inventó. Por eso decidí buscar información sobre algunos Afro-Americanos, cuyos inventos tienen una gran repercusión en nuestras vidas diarias. De esta manera quiero rendirle homenaje a esos descendientes de esclavos, quienes a pesar de no permitírseles aprender a leer y a estudiar, nunca dejaron de tener confianza en sí mismos y de desarrollar su propio talento. Por este medio trato de honrar a un grupo de inventores Afro-Americanos para compartir con nuestros lectores algunos de sus inventos y sus contribuciones, los que han tenido gran repercusión al mejorar tantas vidas:

ELIJAH McCoy (1843–1929): Inventor de una lata especial que sirvió para ponerle

aceites a los trenes. Otros trataron de copiar su diseño sin lograr éxito. La popular frase “The Real McCoy” se originó cuando los clientes no querían comprar un producto que no fuera el original inventado por él. LEWIS LATIMER: (1848–1928), Inventó el filamento de carbón que fue parte esencial en el desarrollo de los bombillos eléctricos. La contribución de JAN ERNST MATZELIGER (1852–1889): Revolucionó la industria del zapato, ya que la máquina diseñada por él, aumentó la velocidad de las producción en un 900%. Entre los inventores Afro-Americanos uno de los más reconocidos fue GRANVILLE T. WOODS (1856-1910): Conocido como el “Edison Negro” por la similitud de ambos, en sus experiencias en una niñez pobre, Woods, logró tener una educación que lo ayudó a desarrollar sus inventos. Esto es notable ya que en esa época, a muy pocos Afro-Americanos se les permitía ir a la escuela. Además, de estudiar, Woods trabajó en fábricas de acero y en talleres que arreglaban ferrocarriles. Fue durante esta experiencia laboral que Woods empezó a interesarse en aprender más sobre la electricidad. Sus amigos blancos lo ayudaban en sus estudios, sacando libros de la Biblioteca para Woods. En esa época de una intensa segregación en USA, a los Afro-Americanos no se les permitía entrar a muchas bibliotecas. Sin embargo, la disciplina y su tenacidad ayudó a Woods, a desarrollar tal conocimiento sobre ingeniería eléctrica, que fue capaz de inventar lo que se llamó “Telegraphony”, un proceso que permitía a los operadores mandar y recibir mensajes mucho más rápido que con las técnicas existentes. Su invento combinaba aspectos tanto del teléfono como del telégrafo. Este invento de Woods le interesó mucho al inventor Alexander Graham Bell, y su compañía compró la patente de Woods. Con el dinero de esa venta, Woods logró establecerse como inventor y fue así como desarrollo telégrafos múltiples. Este aparato en particular ayudó grandemente a la industria de ferrocarriles al final del siglo XIX.
Gracias a esta invención, los operadores de trenes podían ubicar dónde se encontraban los trenes en un momento dado y les permitía la comunicación entre los ferrocarriles. La invención del telégrafo múltiple resultó ser de tal importancia que Thomas Edison, trató de copiarla acto que resultó en un litigio en el que Edison perdió en la Corte el juicio sobre esta patente. Edison siendo un buen hombre de negocios, decidió ofrecerle a Woods ser socio de su compañía. Woods lo rechazó ya que prefería trabajar independientemente.

GEORGE WASHINGTON CARVER (1860-1943): Fue uno de los científicos más reconocidos durante su vida. A él le debemos -entre otras cosas- el desarrollo de la mantequilla de maní, algo tan popular ahora, así como muchos productos derivados de esa planta. Carver nació siendo esclavo, y al menos una Universidad que le ofreció una beca, se la negó cuando se enteraron que era de la raza negra. Carver logró entrar a otra Universidad cuando tenía 30 años. A pesar de su falta de conocimiento académico, él tenía un gran conocimiento práctico sobre la botánica y desarrolló productos basados en sus investigaciones de más de 400 plantas. Carver trabajó arduamente para poder pagarse su educación universitaria, y terminó siendo uno de los científicos más respetados del país. La escritora Marilyn Nelson, residente en Connecticut, escribió una hermosa biografía en poemas, titulada “Carver: A Life in Poems” en la que hace resaltar sus triunfos y las vicisitudes en su vida.
GARRETT MORGAN (1877-1963): Contribuyó a salvarle la vida a muchos bomberos, ya que inventó una capucha con una esponja que servía para filtrar el humo. Este producto fue vendido en todo el país y sirvió también en el 1916, para rescatar y salvarles la vida a varios trabajadores que estaban atrapados en la explosión de un túnel. Morgan fue el primero en entrar para el rescate con otros 3 hombres. Sin embargo, por ser negro, pasaron muchos años para que la ciudad de Cleveland reconociera su heroísmo otorgándole una medalla por su valor, también la Asociación Internacional de Jefes de Bomberos, le dio una medalla de oro por su contribución a salvarles la vida . Su invento fue desarrollado y luego se convirtió en lo que hoy conocemos como la “máscara de gas”.

OTIS BOYKIN (1920–1982): Fue uno de los hombres, cuyos inventos ayudaron a crear las computadoras para la IBM, así como los controles electrónicos para los misiles guiados, además entre los 28 productos electrónicos inventados por él, está el marcador de paso (Marcapaso) que se usa en operaciones del corazón. Aunque la mayoría de estos inventos fueron realizados por hombres, hay una mujer la Dra. PATRICIA E. BATH, (1949-) cuya contribución a la cirugía oftalmológica ha ayudado grandemente para que muchas personas puedan volver a tener visión.
De todos estos inventores tenemos que resaltar a Madam C.J. WALKER (1867–1919): Inventora de una loción para el cabello. Walker, cuya niñez se desarrolló en un pobreza extrema, se convirtió en la primera Afro-Americana que logró ser millonaria.

Avatar
Acerca del Autor