Falleció Alexander “Sandy” Taylor, Promotor Literario y Activista Social

Al final de Diciembre murió en la ciudad de Willimantic nuestro amigo Alexander “Sandy” Taylor. Tal vez su nombre, por si solo no es recordado por muchas personas fuera del ambito literario, sin embargo, la labor que Sandy mantuvo como editor y co-fundador de la casa editorial Curbstone Press desde el 1975, en Willimantic, CT fue algo que tuvo gran repercusión en los Estados Unidos, América Latina y varios países Europeos.

Yo conocí a Sandy al poco tiempo que llegué a CT en los 70s. como estudiante de doctorado en la Universidad de Connecticut en Storrs. Casi enseguida me uní al grupo de voluntarios que siempre llenaban la casa que, él y su esposa Judy Ayer Doyle, habían convertido en el centro de producción de la editorial. A través de Sandy y Judy logré conocer y entablar amistad con importantes escritores de Europa y America Latina, entre ellos Claribel Alegría. Con muchos otros también compartí interesantes conversaciones y una que otra copa de vino.

Miles de personas han podido leer los escritos de poetas Vietnamitas y Centroamericanos porque “Curbestone Press”se atrevió a publicar sus libros. Para un país como los Estados Unidos, donde las casas editoriales mas grandes sólo publican a los autores que generan millones de lectores a nivel mundial, el trabajo de editoriales independientes como Curbstone sirve como un faro alumbrando el camino de escritores nuevos, cuyos libros nunca hubieran sido publicados en inglés.

Nacido en el 1931, Sandy trabajó como profesor en Eastern Connecticut State University, y sirvió de traductor de varios libros escritos en Danés, idioma que aprendió durante su estancia en ese país. Su propia obra fue traducida en Dinamarca, Bulgaria y Serbo-Croacia. En los cientos de libros que tienen en catálogo la Editorial se encuentran un tono común de la búsqueda de la justicia y la igualdad. Curbstone ha sido, desde un principio, un lugar donde se lucha incansablemente por los derechos humanos. En la sección de ficción, confieso que mi serie favorita desde siempre han sido las traducciones del premio Sor Juana Inés de la Cruz, la que abrió las puertas a nuevas voces, quienes con el tiempo, se han convertido en las mejores novelistas de América Latina. Laura Restrepo, es una de ellas.

El vacío que deja Sandy es immenso. Su compromiso con publicar literatura de calidad, política y de autores poco conocidos, será difícil de duplicar. Sin embargo, cada vez que una persona toma en sus manos un libro publicado por Curbstone, una parte de Sandy estará con ellos. Lástima que no podrán también escuchar su risa tan contagiosa y admirar en persona su entereza y generosidad. Me uno a tantos que le dan el pésame no solo a su viuda y compañera Judy Doyle, sino a todos los amigos y colaboradores, quienes encontraron un hogar en esa casa de madera frente a un parque lleno de poesía.




Sandy Taylor: El Amigo, el Ejemplo

La ciudad de Willimantic se vistió de luto el jueves 21 de Diciembre. En las temprana horas de la mañana murió en el Hospital de Windham Alexander “Sandy” Taylor, fundador de la Editorial Curbstone de Willimantic.
Sandy, como le conocen sus amigos, fue un maestro de la escuela E.O. Smith de Mansfield y luego profesor del Departamento de Inglés de La Universidad del Este de Connecticut (Eastern Connecticut State University). Aun así, Sandy es recordado localmente como un defensor de las minorías, promotor de la divesidad y de los derechos civiles. También fue una de las personas que ayudaron a crear el Parque Julia de Burgos y el programa de poesía de verano en el anfiteatro del Parque, el cual está localizado al lado de Editorial Curbstone.
“Sandy, fue mi mentor y siempre me enseñó a tener orgullo de quién soy como persona. El siempre hacía sentir a todos como personas muy importantes y escuchaba siempre nuestras inquietudes. Lo extrañaremos mucho”, expresó emocionada la ex asambleista Lourdes Montalvo.
En la dirección de la Editorial Curbstone, Sandy y su pareja Judy Doyle trabajaron en pro de la comunidad Hispana. Ellos habían sido parte del Festival Latino, la celebración del Día de los Reyes Magos, del Grupo de Poetas Jóvenes de Windham (Young Poets Program) y muchas otras causas.
“La comunidad latina de Willimantic ha perdido uno de los más grandes aliados”, dijo Fernando Olmo.
Sandy fue un gran amigo y ejemplo. Su creatividad y sabiduría inspiró a muchos adultos y jóvenes que le conocían. Siempre recordándoles a los jóvenes, como un maestro a sus discípulos, con palabras muy sabias pero con su humor que siempre le caracterizó. “No dejes que la escuela interfiera con tu educación”, solía decir. Que en Paz descanse....
Juan Perez (perezjuan36@yahoo.com)


Acerca del Autor