Fabiola Rinaudo publica poemario “Green Square” en Argentina

Desde hace tiempo, IDENTIDAD LATINA ha contado con el trabajo de la excelente escritora y periodista Fabiola Rinaudo, quien reside en New Haven, Connecticut. Ahora, con motivo de la publicación de su Poemario “Green Square”, hemos querido introducir a nuestros lectores, otro aspecto de su talento literario y hacerle una entrevista sobre su vida y logros profesionales.
Nacida en la ciudad de Salta, capital de la provincia del mismo nombre en el norte de Argentina, Rinaudo ha logrado varios títulos universitarios. Es abogada, y tiene una Maestria en Ciencias del Estado. Sus múltiples talentos e intereses la han llevado, desde ejercer como Secretaria Letrada de la Corte de Justicia de Salta y Jefa de Asesores de Despacho en el Senado de la Nación Argentina, a ser Profesora de Secundaria y de la Universidad. Desde el 2009, ha vivido en Toronto, Canadá y New Haven, Connecitcut, donde enseña ELE (Español como Lengua Extranjera). Pero siempre encuentra tiempo para su blog: “Crónicas mundanas” (www.fabiolarinaudoblogspot.com). Sus escritos no solo han sido literarios, ya que ella ha publicados artículos de Derecho en las más prestigiosas revistas jurídicas de su país. “Green Square” (El Suri Porfiado Ediciones, Argentina, 2014) es su primer libro de poesía y está ilustrado por Laura Alsina. Se presentó primero en Buenos Aires, en Septiembre del año pasado, en el Centro Cultural de Cooperación Floreal Gorini y recientemente en la ciudad de Salta, con muy buena acogida del público.
El “Suri Porfiado” es una editorial dedicada a la publicación de escritores Argentinos que apuesta a la multiplicidad regional y estética. (Un catálogo completo pueden ver en: www.elsuripor fiado.blogspot.com.ar).

Conversando con Fabiola Rinaudo



BESSY REYNA: ¿Cuándo te interesaste por la poesía?


FABIOLA RINAUDO: Tanto mi padre, que falleció cuando yo tenía 5 años, como mi madre fueron grandes lectores. Mamá amaba la poesía y tiene escritas muchas que nunca se decidió a publicar. Nuestra casa fue durante mi infancia y adolescencia lugar de encuentro de poetas y cantores, así que puedo decir que crecí rodeada de poesía. Empecé desde muy niña: un semanario dominical publicó una que escribí a los 10 años. Luego, de adolescente, aparecieron algunos de mis trabajos en uno de los periódicos de la ciudad de Salta, que tiene un particular respeto y gusto por el género.


BR: ¿Participaste en programas literarios cuando eras estudiante?
FR: No precisamente, pero tuve literatura como asignatura en el Bachillerato, que incluía análisis literario. Mis profesoras, como Liliana Bellone, ganadora del prestigioso premio “Casa de las Américas” de Cuba, estimularon mi inclinación. Aprendí también de las vivencias de mi casa y del diálogo fecundo con grandes poetas y escritores que la frecuentaban, como Teresa Leonardi Herrán, Jacobo Regen, Luchín Andolfi, entre otros.
BR: ¿Qué te inspiró para hacer tu reciente poemario “Green Square”?
FR: La necesidad de escribir el vacío. Algo muy profundo ligado a la migración y a sus aristas: el exilio y la ruptura. Recuerdo a Jabés que afirmó que la palabra y la memoria son lo único que no puede ser destruido. La identidad puede, entonces, adoptar la forma de un libro. Cuando llegué a New Haven me sentí muy movilizada por el entorno. Me acuerdo ahora mismo, del poeta Henri Cole que estando en Japón encontró una mantis religiosa sobre la almohada que estaba en su típica posición de rezo y eso lo llevó a preguntarle y escribir “Por qué estás rezando? Puedes rezar por el alma de mi padre, sujetando a mi madre”… Toda esa intensidad tenía que tener un cauce y Green Square, que alude a la Plaza de New Haven y a sus pobladores, fue la respuesta. Creo, por eso mismo, que en el libro puede advertirse la sinceridad y la experiencia vital sobre el artificio y la retórica.
BR: Como escritora yo he notado una gran diferencia temática entre el estilo y temas tratados por poetas en América Latina y los Norteamericanos; inclusive poetas Latinos en USA como Richard Blanco, Martín Espada, Sandra Cisneros y otros tienden ser mas “confesionales”, ¿Qué piensas tu de esto?
FR: Es verdad. En los autores que nombrás se advierten sus influencias: somos el producto de nuestra historia y del momento que nos tocó vivir. El origen es algo muy fuerte en la poesía de Sandra Cisneros como la dimensión política en Martín Espada, por ejemplo. Yo creo que siempre hay algo en nuestra circunstancia que tiene mayor impronta y la voz del poeta no puede sustraerse de aquella.
BR: En tu reciente viaje a Argentina para presentar tu poemario, pudiste notar cuáles son las influencias o temáticas mas comunes entre los poetas de allá?
FR: El color local ha sido muy fuerte en muchos poetas Salteños. Sería como una dimensión transversal que tiñe lo que se produce con las particularidades de lo que se reivindica como propio o autóctono, porque da sentido de pertenencia. Eso ha llevado a algunos a hacer distinciones -en las que no creo- con la poesía que se produce en otras regiones, como Buenos Aires, por ejemplo. Creo que los poetas responden por un lado a una tradición y circunstancia individuales, pero que también han ido adquiriendo autonomía de su entorno, y la toma de conciencia de la realidad, la crisis existencial, la memoria-olvido, el pensar una utopía y la esperanza de un mundo de posibilidades -por mencionar algunas-, son líneas isotópicas que, en realidad, son globales.
BR: Por último, es una pregunta que yo no sabría cómo contestar pero: ¿Tienes un poeta favorito?
FR: Tampoco yo. Tengo muchos. La lista sería prácticamente inacabable.


FABIOLA RINAUDO:
DOS POEMAS de “Green Square”


I.
Nada me pertenece,
Ni siquiera los displicentes contornos de la poesía.
Los versos me han abandonado después de mi repudio histórico.
Me negué sistemáticamente a ceder a su necesidad
Y les llené la boca de comida rápida y globos de azúcares ligeros.
La otra noche, cuando el rocío me humedecía los ojos,
Tirada en el parapeto de aquella ventana que guarda
los secretos de los libros,
una mujer negra que los cantaba por un dólar me los trajo de vuelta.

XVII.
Tu corazón torcaza,
en tu talle campesino
camina mi desierto.
Me embarco en los sueños que tienen los amantes,
mundo de las pequeñas cosas, manteles a cuadros,
música de cámara.
Yo, princesa de los cuentos, Omecihautl
Decido llevarte de la mano para cruzar la Estigia.
Te la estrecho con la confianza de los desamparados.
Con el valor de un cazador, al que los lobos temen.

(c) Fabiola Rinaudo, 2014, publicados con permiso de la autora)
Bessy Reyna
LatinArte News
www.bessyreyna.com

Acerca del Autor