Éxito y victoria no es lo mismo

Si tuvieras que escoger entre ser victorioso y ser exitoso, ¿cuál elegirías? Seguramente piensas: “!es lo mismo, cualquiera de los dos me cae de maravilla!” no obstante, existe una gran diferencia entre el éxito y la victoria pero la mayoría de las personas no lo saben.

El éxito es algo que obtienes, consigues, alcanzas o logras. Por ejemplo, si consigues cerrar una buena venta, si obtienes una gran promoción en tu trabajo, si alcanzas la fama o si logras tener una jugosa cuenta bancaria puedes considerarte una persona exitosa. El éxito se puede medir por medio de tus ganancias exteriores, ya sean tus posesiones, popularidad o títulos.

Por otro lado, la victoria es algo más profundo. Eres victorioso cuando vences o superas un reto interno. Por ejemplo, si superas el temor a expresar lo que sientes y te atreves a ser tu mismo, si superas una adicción y retomas el control de tu vida, si aprendes a perdonar y eliminas el resentimiento, puedes percibirte como una persona victoriosa. La recompensa que recibes de una victoria es invaluable y duradera, mientras que la recompensa del éxito puede ser momentánea o a corto plazo. Por eso, hay muchos que alcanzan el éxito pero después de un tiempo se sienten insatisfechos y necesitan adquirir más y más.

Lograr éxitos es maravilloso, te hace sentir poderoso, pero no debes basar tu valor como ser humano en ellos. Quienes alcanzan el éxito no necesariamente son victoriosos. Puedes ganar mucho dinero y decir: “¡soy exitoso!”, pero si en tu interior te sientes inseguro, ¡eso no es victoria! La victoria te provee satisfacción absoluta a largo plazo.

Reflexiona en el año que acaba de pasar. ¿Tuviste éxitos, o victorias? Tal vez te endeudaste, a lo mejor perdiste tu trabajo, o quizás tuviste una desilusión amoroso y ahora piensas: “!tuve un año de fracasos!”. Sin embargo, si te atreviste a enfrentar una situación a la que le temías, si exigiste el respeto que mereces, si tuviste más paciencia, si no permitiste que las críticas te afectaran, si saliste de algo que no te convenía, o si diste más amor y prevaleció la paz en tu vida, siéntete orgulloso porque fue un año victorioso. Siempre persigue la victoria porque ésta te llevará automáticamente al éxito.

* María Marín es motivadora y autora de “Pide más, espera más y obtendrás más”. Visite: www.MariaMarin.com

Avatar
Acerca del Autor