Evo Morales ganó el referéndum en Bolivia

El referéndum revocatorio del mandato de Evo Morales ha demostrado que el presidente de Bolivia tiene el apoyo de la población. El resultado preliminar de la consulta popular que se llevó a cabo el Domingo 10 de Agosto, le daría la fuerza para continuar con su plan de redistribución de tierras y la reforma constitucional, a las cuales se resisten los prefectos autonomistas que también lograron un respaldo significativo.

Las primeras cifras revelan que Evo Morales, actual presidente de Bolivia, fue ratificado con el 62,3% de los votos en el referéndum sobre la continuidad de su mandato realizado en un ambiente de protesta generalizado, con huelguistas instalados en las plazas de las principales ciudades que reclaman autonomía, en actitud de desafío al poder central y quebrando el auto de buen gobierno emitido por las autoridades para preservar el orden interno.

El proceso de consulta se inició tras una semana que dejó un saldo de dos mineros muertos en enfrentamientos con la policía, una huelga de hambre de discapacitados y otra de los gobernadores de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija. Precisamente los prefectos, quienes también fueron sometidos a la revocatoria, demandan la reposición de las ganancias de los hidrocarburos que el gobierno central tomó hace más de un año de los presupuestos regionales para financiar un bono para personas mayores de 60 años.

Con base en conteos rápidos al 90% de las mesas efectuados por la encuestadora Ipsos, Apoyo, Opinión y Mercado, la red de televisión ATB dijo que Morales recibió mayor apoyo que en las elecciones del 2005, cuando obtuvo el 53,7% de los sufragios. Mientras tanto, la Corte Nacional Electoral (CNE) anunció que entregará resultados oficiales en los próximos siete días.

Los resultados preliminares también revelan que los prefectos de la oposición obtuvieron un apoyo significativo. Por ejemplo, Rubén Costas, de Santa Cruz, baluarte de la oposición, fue ratificado con más del 70%. La ratificación de Costas y de los prefectos Ernesto Suárez de Beni, Leopoldo Fernández de Pando, Mario Virreira de Potosí y Mario Cossío de Tarija, los más duros adversarios de Morales, les daría el impulso para avanzar en la consolidación de gobiernos autónomos que el Ejecutivo ha calificado de ilegales.

Suerte contraria tuvieron otros gobernadores porque de los ocho prefectos que se sometieron a las ánforas, los opositores Manfred Reyes Villa de Cochabamba, José Luis Paredes de La Paz y el oficialista Alberto Aguilar de Oruro quedaron revocados. La consulta no incluyó a la prefecta de Chuquisaca, Savina Cuellar, elegida por votación popular el pasado 29 de junio de 2008.

Pese a que los mecanismos administrativos y operativos para la consulta estuvieron listos, permanecieron las dudas e interpretaciones sobre el contenido de la ley que convoca al referendo y sobre una resolución de la CNE referida al cálculo que debe realizarse para ratificar o revocar a las autoridades.

Todo este proceso surgió el diciembre pasado, cuando Morales logró la aprobación del proyecto de un nuevo texto constitucional con amplias reivindicaciones sociales, y empezó a sentir el asedio opositor y la imposibilidad de llevar a la práctica esta reforma.

El mandatario entonces, en una jugada política para lograr el desequilibrio e imponer su modelo socialista, retó a sus opositores a probar fuerzas y popularidad en un referendo que no está comprendido en la Constitución vigente, pero pese a ello fue aprobado en el Congreso Nacional con el respaldo del frente opositor Poder Democrático y Social. De acuerdo con la ley 3850 de referendo revocatorio, se preguntó a la gente si “está de acuerdo con la continuidad del proceso de cambio liderado por el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera”. Para el caso de los prefectos, la pregunta rezaba: “¿Usted está de acuerdo con la continuidad de las políticas, las acciones y la gestión del Prefecto del Departamento?”

De esa manera, los cuatro millones de electores en Bolivia que acudieron a las urnas confirmaron que el país del altiplano vive una abierta polarización porque a la vez que han ratificado a Morales como presidente, también respaldan con igual porcentaje a los prefectos opositores.

Julio Panduro
jpanduro@gmail.com

Avatar
Acerca del Autor