RESEÑA DE TEATRO: Estreno de “The age of innocence” en Hartford Stage. Escribe: Bessy Reyna

Escritora Edith Wharton y la edad de la inocencia

Actriz Helen Céspedes (Cortesía de Hartford Stage)

La obra teatral “The Age of Innocence” (La Edad de la Inocencia) está basada en la novela del mismo nombre de la famosa escritora Norteamericana, Edith Wharton (1862-1937). Wharton, nacida de una familia adinerada, fue una de las escritoras más populares de su época publicando novelas, poemas, cuentos, ensayos y hasta guías de diseño de decoración interior. Con la publicación de “The Age of Innocence” (La edad de la Inocencia) en el 1920, Wharton se convirtió en la primera mujer que recibió el premio Pulitzer de Literatura en 1921. La novela fue llevada al cine “silente” en dos versiones en 1924 y 1934. El famoso director, Martin Scorsese la adaptó a la pantalla en el 1993 con un reparto estelar: Daniel Day-Lewis; Michelle Pfeiffer, Wynona Ryder y Miriam Margolves. Esta versión recibió varias nominaciones para el Oscar.
La escritora Wharton pone a sus personajes dentro de la época llamada “La Edad de Oro” (The Gilded Age), cuando los millonarios dominaban el mundo social, político y económico y ostentaban sus riquezas con mansiones de lujo y grandiosas fiestas, utilizando ese ambiente para explorar la idea de cómo la obligación social, y el honor familiar limitan las decisiones de sus personajes. Ahora tenemos la oportunidad de ver otra adaptación en Hartford Stage, realizada por Douglas McGrath (nominado para los importantes premios Oscar, Tony y Emmy); dirigida por Doug Hughes, ganador de un Tony; con un reparto de conocidos actores cuyos trabajos han sido también reconocidos para importantes premios teatrales: Boyd Gaines, ganador de cuatro premios Tony, en el papel de Old Gentleman; Sierra Boggess, como la Condesa Ellen Olenska; el actor de teatro y cine Andrew Weenstra en el papel de Newland Archer y Helen Céspedes como May Welland.
Nos complace presentar a nuestros lectores talentos teatrales Latinos, y esta vez contamos con la amabilidad de Helen Céspedes, quien tiene un importante papel en esta obra teatral, y agradecemos la colaboración de Theresa MacNaughton de Community Engament Associate de Hartford Stage, quien facilitó esta entrevista. Céspedes, recibió el premio John Houseman y la beca de estudios Jerome L. Green, durante sus estudios en Juilliard School of Drama.

Conversando con la actriz Helen Céspedes
BR: ¿De dónde son tus padres?¿ Hablaban Español en tu casa?
HC: Mis padres son de Nueva York y Nueva Jersey y tienen antepasados Ingleses por lado de mi madre y Cubano e Italiano, por mi padre. Puede decirse que yo soy una gran mezcla. Mi apellido viene del abuelo de mi padre, quien emigró a Nueva York desde Cuba en los años 1920. Es una lástima que nunca supimos mucho sobre Eduardo Céspedes, y mi padre no creció hablando Español, pero esa herencia Cubana forma parte de mi persona.
BR: ¿Cuándo te interesaste en ser actriz?
HC: Además de gustarme entretener a mi familia en la sala de la casa, la primera vez que me interesé en serio, fue cuando estaba en la Secundaria y decidí participar en una obra de teatro simplemente para no tener que hacer deportes, que era algo que la escuela requería. Inmediatamente sentí que era en el escenario donde yo pertenecía, donde debía estar. Pienso que a muchos jóvenes les entra ese “virus teatral” cuando tienen una experiencia como esta. En mi caso fue sentir de inmediato y de una forma muy intensa que “Ah, es de esta forma cómo puedo comunicarme con el mundo”.
BR: ¿Qué recuerdos tienes de tu primera obra teatral?
HC: Mi primera obra fue “La Casa de Bernarda Alba” del gran escritor Español, Federico García Lorca. Yo tenía el papel de una de las hermanas más feas. Hasta verrugas falsas nos pusieron. Recuerdo que todo mi cuerpo y mi cerebro estaba comprometido a formar parte de esa historia. !Fue algo muy apasionante!
BR: ¿Por qué decidiste estudiar en “Juilliard”?
HC: Quería tener un entrenamiento como actriz similar al que tienen los deportistas, para poder ser capaz de actuar en cualquier tipo de papel. Yo sabía que “Juilliard” era una escuela de drama con un entrenamiento sumamente riguroso y de la más alta calidad. Lo que me sorprendió fue que apenas hice mi audición y me aceptaron como estudiante, enseguida sentí un ambiente muy acogedor, sentía que era allí donde pertenecía y que formaba parte de esa comunidad.
BR: ¿Tienes un dramaturgo favorito?
HC: Esa es una pregunta muy difícil. La manera más fácil de contestarla es decir que Shakespeare por la enormidad de la experiencia que él logra comunicar con sus rimas. También admiro a Tennessee Williams por su manera de presentar a sus personajes, con debilidades humanas dentro de un mundo en decadencia. También encuentro las obras de Annie Baker, Lynn Nottage y Martyna Majok muy emocionantes. Algunos de mis amigos quienes son actores, también están escribiendo obras y tengo grandes deseos de verlas puestas en escena.
BR: Luego de haber actuado en diferentes escenarios, ¿Cuál es tu favorito?
HC: Algo que me entusiasma al poder trabajar en distintos teatros es que me da la oportunidad de conocer un poco los aspectos de las distintas ciudades donde están ubicados. He tenido mucha suerte ya que he podido trabajar en lugares muy hermosos. Hace poco estaba en el teatro Old Globe en San Diego, antes de venir a Hartford. Fue maravilloso: soleado, tacos, y playas preciosas.
BR: ¿Además de producciones teatrales, también has trabajado en cine y TV?
HC: En realidad el teatro me ha mantenido muy ocupada, pero he logrado trabajar algo en cine y en TV y espero poder participar mucho más en esos medios. Ahora hay una gran cantidad de libretos excelentes en el mundo de la televisión; hay muchos escritores de gran talento escribiendo para la televisión. Existen también oportunidades de presentar historias que han sido ignoradas hasta ahora.
BR: ¿Tienes preferencia por el tipo de trabajo que deseas realizar?
HC: El aspecto creativo, imaginativo es el mismo, no importa en qué medio estemos actuando. Pero hay algo muy especial que es una intoxicación emocional, en lo que se refiere al actuar en el teatro. En el escenario uno siempre está consciente del intercambio entre el actor y el público, algo que ocurre en cada instante. La conducta del público cuando reaccionan a una escena de una manera positiva o negativa es algo que alienta o afecta al actor. Trabajar frente a una cámara es distinto y además no existe la presión de recrear la misma obra ocho veces a la semana!
BR: Leí que participaste en el elenco de la serie de la TV “The Knick” en HBO. Yo siempre veía esa serie y fue una lástima que no la continuaran. La serie contaba con famosos actores y directores. ¿Cómo fue esa experiencia para ti?
HC: Es cierto, logré un pequeño papel en The Knick, y fue una experiencia maravillosa. Porque
Stephen Soderbergh fue el director y el principal cinematógrafo y además quien editó el programa. Eso comunicó a los actores que él sabía exactamente como quería que resultara cada cuadro, cada ángulo que él creaba. Las narrativa era muy específica y sin adornos innecesarios. Fue muy excitante poder trabajar con él. Además cada detalle del vestuario, la decoración fue a un nivel que nunca había observado antes.
BR: ¿Tu conocimiento de otros idiomas: Francés, Italiano, algo de Español, te han ayudado en el desarrollo de diferentes personajes que has interpretado?
HC: Me alegra que me preguntaras esto porque es algo en lo que pienso con frecuencia. Para mi el lenguaje y la actuación utilizan los mismos músculos. Ambos requieren que uno se exprese utilizando ciertos lentes, bien sea una gramática en particular o sintaxis o qué ritmo tiene ese lenguaje, o la forma, la peculiaridad, la estructura de un papel o libreto. Creo que mi amor por los idiomas me ayuda a identificar esas estructuras y tener un mejor entendimiento. Me encanta actuar en papeles que requieren diferentes dialectos o periodos históricos, o simplemente buscar el ritmo y los detalles de los patrones del lenguaje de los personajes que interpreto.
BR: ¿Cuál es tu próximo proyecto?
HC: Probablemente hacer algún trabajo frente a las cámaras este verano. Luego, en el otoño volvemos a presentar la obra Age of Innocence en el teatro McCarter Theatre Center, en New Jersey.
BR: ¿Qué haces para divertirte?
HC: Me encanta cocinar y viajar, estar dentro de la naturaleza lo más posible. En el teatro creamos mundos dentro de cajas de luz, por eso para mí es importante formar parte del mundo “real”, en una forma tangible durante el tiempo que estoy libre. Cocinando con frutas y vegetales o caminando en el bosque o explorando un lugar nuevo, me estimulan la creatividad y esto me ayuda cuando regreso a mi mundo como actriz.
BR: Gracias Helen por concedernos esta entrevista para LatinArte News en IDENTIDAD LATINA. La obra The Age of Innocencese presentará hasta el 6 de Mayo en Hartford Stage. Para mayor información visiten www.hartfordstage.org. o llamen al 860-527-5151. o visiten www.facebook.com/hartfordstage

* Bessy Reyna es miembro de la Asociación de Críticos de Connecticut, CCC.
Bessy Reyna
bessy_reyna@hotmail.com
www.bessyreyna.com

Identidad Latina
Acerca del Autor