Entrevista: Presenta libro Alfredo del Arroyo

Alfredo Martín Del Arroyo (Lima, 1965) estudió en el Colegio Claretiano de Lima y en la Escuela de Periodismo de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega. Graduado en escritura de guiones para comerciales de televisión en el Instituto Peruano de Publicidad y guiones para programas de televisión en el Instituto Nacional de Investigación y Capacitación en Telecomunicaciones. Se desempeñó como locutor en el programa de TV Buenas Noches Perú, en Washington DC, a principios de la década de los 90. Escribió artículos periodísticos en la revista Perú Hoy de Miami y sus relatos se han publicado en la página web Losmejorescuentos.com, en la revista de literatura fantástica Umbral y en el libro Poetas y Narradores del 2014 del Instituto de Cultura Peruana de Miami. En el año 2013 publicó con Roberto Mansilla Nieto, el libro Del Pacífico al Atlántico, Cuentos desde la otra orilla. Obra presentada en la Feria Internacional del Libro de Lima en Julio de 2013, y en el Consulado General del Perú en Washington DC en Octubre del mismo año. Desde 1989 radica en Virginia, Estados Unidos.

-Alfredo, felicidades por tu reciente publicación, la pregunta base, ¿Por qué escribes ficción?

-Escribo ficción porque con ella puedo crear personajes con personalidades muy diversas, envueltos en situaciones dramáticas, algunas inesperadas, que los lleva a tomar decisiones extremas. Cosas que yo no me atrevería hacer en vida, plasmadas en tinta y papel, como realidad imaginaria de uno o más protagonistas.

-En tus cuentos la mayoría, por no decir todos los personajes, tienen un trágico final, mueren accidentalmente, asesinados, suicidándose, internados en un manicomio o viviendo una vida de frustración en la que están atrapados irremediablemente. Recuerdan a los personajes de Julio Ramón Ribeyro, a los que la vida no les da ninguna oportunidad de ser felices ¿Te inspiró él en tus cuentos?

-La desdicha, el desamor, son etapas depresivas que uno pasa en la vida, y estas incluso pueden llevar al ser humano al borde de la locura. Mis personajes tienen mucho de ello, una gran mayoría de estos cuentos fueron escritos durante una etapa de soledad, en la que me sentía atrapado, sin rumbo fijo, a esto le agregué un toque de ironía, desfachatez y algo de música. No soy amigo de los finales rosa, de telenovela, prefiero mil veces un final impactante que quede grabado en la memoria del lector. Definitivamente, en mis relatos hay influencia de Ribeyro y Charles Bukowski.

-La música está presente en todos tus cuentos ¿hasta qué punto la necesitas para escribir, algún género en especial?

-Así es, la música también forma parte de mi fuente de inspiración, especialmente el rock, tanto en inglés como en español. Dentro del libro, al inicio de cada cuento (aunque no en todos) figura una acotación de alguna frase perteneciente a una canción conocida. Asimismo, dentro de la narración de determinados relatos, los personajes de una manera u otra, se ven envueltos en situaciones en las que están escuchando, bailando o asistiendo a un concierto, ya sea de rock, salsa, cumbia, hip hop, o reggaetón, aunque este último no sea necesariamente mi género favorito.

-La condición de inmigrante fue la detonante para decidirte a escribir o ya lo hacías, aunque sin publicar, desde que vivías en el Perú.

-Desde niño ya me gustaba la lectura, escribía poemas que musicalizaba en mi mente como si fueran canciones de rock, pero no fue hasta los trece años, en que un diario limeño lanza una colección de libros que salían publicados semanalmente, cuando leo por primera vez El idiota de Dostoyevski, y luego El tigre blanco de Alonso Cueto. Ambos fueron los detonantes para decidirme a escribir, aunque por cosas del destino, y algunas malas decisiones, no pude cumplir mi deseo de estudiar Literatura. Pero es en el 2006 en que empiezo a escribir en un blog, compartido con un grupo de amigos peruanos, en que vuelvo a apasionarme con la escritura.

-Se afirma que un escritor debe escribir básicamente para desconectar al lector del mundo real y llevarlo al solaz de la ficción sin buscar moralejas o lecciones. Pero en la realidad todos tienen un mensaje que puede ser político, económico, social, reivindicatorio o de cualquier índole con el cual buscan dinamitar consciente o inconscientemente el mundo real. ¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir a tus lectores?

-No creo que mis relatos tengan algún mensaje en especial, pero si así fuera, en todo caso sería psicosocial. Nuestra sociedad, está llena de desigualdades que alienan al individuo, y lo obligan a reaccionar de manera negativa ante determinada situación, esto quizás no sucedería si la brecha social se acortara, pero en realidad, estos cuentos dramáticos fueron escritos por dos razones: una, para relajarme y desahogar las tensiones diarias; la otra, para entretener al lector con mi descabellada imaginación.

-Otra pregunta de cajón (peruanismo para “ineludible”), ¿Cuáles son los escritores que te influenciaron y te hicieron pensar, “Yo también lo puedo hacer”? Ya mencionaste a Ribeyro y Bukowsky.

-Uno de mis géneros favoritos es la novela policial de crimen y suspenso. ¿Quién mató a Palomino Molero? de Mario Vargas Llosa, quizá no sea una de las más aplaudidas por los críticos literarios, sin embargo, a mi gusto, es uno de sus mayores logros. También me gusta el estilo de Fuget, Bayly y Fernando Ampuero, por citar algunos, y entre los norteamericanos, autores como James Patterson, Michael Connelly, David Baldacci, George Pelecanos y Stephen King, quienes publican un promedio de un bestseller por año.

-Para redondear una pregunta anterior ¿Piensas que si no hubieras inmigrado, hubieras tenido la voluntad de publicar?

-Creo que al salir del país durante una etapa difícil, con la hiperinflación del primer gobierno de Alan García y el terrorismo de Sendero Luminoso, fueron importantes para darme la voluntad de publicar, si me hubiera quedado en el Perú a lo mejor nunca lo hubiera hecho. Aunque el ritmo de vida y laboral en los Estados Unidos es muy acelerado y me deja poco tiempo para dedicarlo a la escritura, me doy el tiempo necesario para avanzar poco a poco.

-Hasta ahora tienes dos publicaciones de cuentos, ¿Viene un tercer libro de cuentos, o das el siguiente paso y escribes la primera novela?

-Haré una pausa con los cuentos para dar paso a la novela. Desde hace un tiempo estoy trabajando en un proyecto de novela basado en un hecho histórico que sucedió en Mayo de 1991, cuando la comunidad hispana del barrio de Mount Pleasant, en Washington DC, salió a las calles a protestar. Un hispano, salvadoreño, fue baleado por la policía, y esto originó tres días de caos, incendios y saqueos a tan solo una milla de distancia de la Casa Blanca. El lado positivo de estas protestas fue que finalmente la voz de los hispanos fue escuchada, y el gobierno de DC creó una oficina de ayuda para los latinos del área.

-¿Cómo puede adquirir el público interesado tu nuevo libro, “Martes de infamia y otros días fatales”?

-Fácilmente, el libro está disponible en las plataformas de Internet de Amazon.com y Barnes&Noble.com Lo bueno de publicar en Amazon, y esto se lo tengo que agradecer a mi editora, Ani Palacios de Pukiyari Editores, es que el libro también se puede adquirir en Amazon del Reino Unido, España, Alemania, Italia, Holanda, Francia, Canadá, México, India y Brasil. Así que, si los lectores tienen amistades o familiares en dichos países, pueden recomendarlo.
Pablo Perleche
pablodperleche@aol.com
www.identidadlatina.com

Identidad Latina
Acerca del Autor