ENTREVISTA: La pasión de un misionero

Padre Juan Francisco Higgins, Misionero de Nuestra Señora de La Salette:

“Elegí Argentina y Bolivia para realizar mi Misión”

 

Su nombre real es John Frances Higgins (71) pero se siente mas cómodo como lo conocen en la comunidad hispana, Padre Juan Francisco. Nació en Woburn y fue criado en Metford, Massachusetts. Con gran emoción nos dijo, “El 2 de Julio cumplí 50 años desde que tomé mis primeros votos como religioso”. Realizó una carrera misionera por mas de 30 años por América del Sur, especialmente en Argentina y Bolivia. Desde Diciembre del 2015, es residente de la Iglesia Our Lady of Sorrows de Hartford, donde también funciona la comunidad de los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette, a la que pertenece. Con gran amabilidad y humildad nos recibió en las oficinas de la Parroquia y nos contó parte de su vida.

 

-Padre Juan Francisco, ¿Cómo se compone su familia y cómo nació su vocación de sacerdote?

-Soy uno de siete hermanos. 5 varones y dos mujeres. Yo era el tercero. Mi padre era profesor secundario y mi mamá ama de casa. Mi vocación empezó en mi hogar, de los varones yo fue el único que sentí el llamado. Mi mamá tiene un hermano jesuita y dos hermanas monjas, y mi papá tenía un hermano sacerdote. Pero mi más grande influencia era mi tío que me invitaba a acompañarlo algunas veces, porque vio que yo tenía la inclinación al sacerdocio.

-¿Cómo fue su etapa de estudiante?

-Fui a la escuela católica para la Primaria y la Secundaria. Me gradué y fui a un Semanario en Nueva York, en las afueras de Albany. Estuve en el Seminario por diez años, una duración normal en ese tiempo. Y después comencé la Universidad. Hice dos años en Filosofía, 4 años de teoría, un año no oficial, un año pastoral y un año extra para mejorar mi Latín. Me ordené como sacerdote el 27 de Mayo de 1972.

-¿Cómo aprendió el idioma español?

-Cuando estaba haciendo un curso de teología en Washington, tomé un curso por un Semestre de Español para sentir como era; también, antes de comenzar mi misión en Argentina me mandaron a Perú para aprender Español en un curso intensivo de 5 meses. Después de siete años de ser sacerdote, ofrecí ir a nuestra misión en Argentina.

-¿Cómo funciona su Congregación de los Misioneros de La Salette?

-Los Misioneros de Nuestra Señora de La Salette fue fundado como una congregación religiosa inspirada por la aparición de la virgen en Francia, como dice la historia. Los primeros padres en ese país se dedicaban atender a los peregrinos en el santuario. Pero como estaban en los Alpes, en los meses de Invierno, los sacerdotes se dedicaban a ir a las ciudades.

-¿En qué países ha vivido?

-Ofrecí ir a la misión en Argentina. Cuando eliges a un país, tienes un compromiso de quedarte ahí por al menos 3 años. Cada tres años, decides si te quedas tres años mas o te regresas. Estuve en Argentina por 20 años.

-¿Qué experiencias tiene de esos primeros años?

-Cada misión como cada país tiene su propia realidad. En 1980 fui a Argentina, y mi primer lugar fue un sitio turístico, las Termas de Rio Hondo, donde tuve la oportunidad de relacionarme con personas de todo el mundo. Estuve en Brasil por 10 meses, en Córdoba, Argentina por 2 años y en Cochabamba, Bolivia por 11 años. En Bolivia, la gente es mas reservada y desconfiada, no me dejaban pasar a sus casas al principio; distinto Argentina que me abrían las puertas de sus casas apenas me conocían. En Santiago del Estero, vi que no estaban muy actualizados, muchos estaban practicado la religión católica como en la época de la colonización. Muchos nunca hicieron la primera comunión. Había falta de sacerdotes.

-¿Cómo le fue en Argentina con los militares y la dictadura?

-Todo era raro en ese tiempo, con las desapariciones de personas y otras situaciones difíciles. Pero nadie nunca te decía nada sobre los militares. En la iglesia, había una mujer joven que nunca me dije que dos de sus parientes habían desaparecido. Pero muchos en la Iglesia ayudaron, como el Cardenal de Córdoba, que escondió gente para que reciban su libertad, pero con el costo de tener que eventualmente huir del país. Había un silencio incómodo. El momento más difícil para mi fue durante la Guerra de Malvinas porque los sacerdotes sentíamos que era injusta la guerra. Estuvimos contra la guerra y la muerte. También porque soy norteamericano, muchos argentinos me preguntaban, “¿De qué lado estás vos?”, especialmente porque el gobierno estadounidense apoyó a los Británicos. El gobierno militar cayó por la pérdida de las Islas Malvinas y la economía que se vino abajo.

-¿Qué opinión tiene del espíritu de apertura del Papa Francisco?

-A mí me encanta. Habla con mucha libertad. Lamentablemente, siempre tratan de cambiar sus palabras. Siento que ha traído aire fresco a los católicos y al mundo, y siento una sintonía porque lo entiendo, habiendo vivido tantos años en América Latina.

-¿Qué opina del celibato y de que las monjas puedan celebrar misa?

-En muchas otras religiones, como en la Oriental, por siglos ha habido figuras religiosas casadas; pero la Iglesia romana está en favor del celibato. Tengo amigos que tuvieron que dejar el sacerdocio porque se enamoraron. No pienso que los sacerdotes puedan seguir con sus deberes estando casados porque tienen que repartir su tiempo. Pero si hay algunos sacerdotes casados, los anglicanos. Sinceramente no hay una razón bíblica por qué las monjas no pueden celebrar misa. Pero eso llevaría a un gran cambio.

-¿Cómo ha encontrado a los feligreses de Hartford?

-Son muy generosos y comprometidos con sus parroquias. Los curas hispanos ya han estado por más de 30 años. También escucho que hay muchos curas que hablan español pero no trabajan con la comunidad Hispana. En este momento hay varios curas colombianos en el área de Hartford.

-¿Desea dar un mensaje a la gente de Connecticut?

-Por haber vivido en América Latina, tengo una óptica diferente de personas como Trump. El año pasado, el número de nacimientos de personas de color sobrepasó los nacimientos blancos y no hay mucho nacimientos de blancos. Esto significa que el país necesita de la inmigración para ayudar a los que están retirados, y estos requieren el dinero de los que todavía trabajan. Deseo que la población en general entienda la importancia de los 11 millones de indocumentados porque hay partes del país que no tienen trabajadores. Espero que haya una conversación honesta. En adición de que vengan profesionales y científicos, también debe continuar la tradición de tener las puertas abiertas a los pobres del mundo.

Jorge Alatrista

 

  1. de R.: Los que deseen comunicarse con el padre José Francisco le pueden escribir a: misterjfco@yahoo.com

Identidad Latina
news@identidadlatina.com

Identidad Latina
Acerca del Autor
  • GC Realtybolivia

    Un cordial saludo al padre juan francisco, un amigo de cochabamba que influyó mucho en nuestra familia y matrimonio con su catequesis, Dios lo bendiga siempre y lo cuide de todos los peligros. Guery Cuellar desde la Llajta y Manta

EEUU: Salvadoreños con TPS renueven permiso

EEUU: Trump arremete contra México

EEUU: Los soñadores "no son negociables"

EEUU: Trump, inmigrantes "de todas partes"

EEUU: ONU pide respeto para inmigrantes

INMIGRACIÓN: Condenan decisión de terminar TPS para 200 mil Salvadoreños

EEUU: Estadía de 200.000 salvadoreños; definición

Colombia: Canciller reitera, Ecuador acompañará el proceso de paz

Honduras: ~48.000 hondureños deportados en 2017

Immigración: Drama Familiar en New Jersey

Clima

enero 21, 2018, 1:39 am
Despejado
Despejado
-2°C
sensación térmica: 1°C
presión: 1020 mb
humedad: 92%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 7:12 am
puesta de sol: 4:52 pm