ENTREVISTA: Alina Zúñiga, en defensa del medio ambiente y los animales

-Alina, ¿Cuéntanos un poco de esa trayectoria que has tenido en Hartford y en Connecticut?

-Yo llegué de Colombia a los EEUU en 1991 y traté de ubicarme en algo que tuviera que ver con trabajo social, con la comunidad. Empecé a ver las dificultades que tenían las personas, los inmigrantes. Vine ya con una trayectoria de Colombia con trabajo por la Justicia Social. La primera oportunidad fue hace 12 años cuando se dio el movimiento pro-reforma migratoria en EEUU. Aquí en Hartford no teníamos una base y todo se daba en New Haven. Se formó un grupo fabuloso, “Unidad Latina en Acción” y no había aquí en Hartford, entonces nos reunimos un grupo de personas y decidimos hacer la primera marcha pro-reforma migratoria y fue todo un éxito.



-Eres profesora también sobre el Medio Ambiente, ¿Cuéntanos sobre eso?

-El medio ambiente siempre ha sido un tema que me ha interesado. Ahora que soy profesora en la Universidad de Southern; Luisa, la coordinadora del programa me abrió un espacio aunque no era parte del currículo. Yo soy profesora de español temático y veía que siempre daba ejemplos relacionado con el medio ambiente. He tenido estudiantes que están enfocados con el medio ambiente. En varios semestres he tenido estudiantes que se han convertido en veganos.

-¿Es difícil hacer ese cambio de la vida cotidiana para llegar a ser vegano?

-Para mi es difícil no ser vegana. La parte cultural nos afecta mucho. Yo soy una persona muy sociable y voy a muchas reuniones y me ofrecen pollo y terminaba comiendo. Pero yo sentía que no estaba correcto. Un día tomé la decisión, después de mi hijo, el mayor regalo que me hecho a mí misma es haberme hecho vegana. No ha sido difícil. Si tú lo asumes como una dieta, va a ser difícil. Pero lo mío es como una filosofía de vida.

-¿Qué tanto se debe comer para estar satisfecho cuando tú eres vegana?

-La misma cantidad de lo normal. Nosotros tenemos veganos gordos, delgados, etc. El veganismo no tiene nada que ver con las porciones. Es simplemente no incorporar “cadáveres” a tu plato. Por ejemplo, los latinos sabemos poner en el plato frijoles, plátano y carne. ¡No hay necesidad de la carne! Ya los frijoles son la proteína. Yo me hago exámenes médicos cada año y nunca tengo falencia en proteína.

-¿Hay mareos al principio cuando tú haces el cambio?

-El cambio es solo no adicionar la carne a tu plato. Pero si tú tienes tus frijoles, vegetales, granos no tienes por qué tener mareos. La primera cosa que tu sientes cuando haces el cambio, es que la energía se multiplica.

-Tu estás liderando un grupo con unas amigas, COLAVE, para crear conciencia en la comunidad latina sobre el abuso de las grandes industrias.

-Con estas industrias pasa lo que pasa con la NRA, de las armas. Ellos van a hacer todo lo posible para cambiar la realidad de las cosas. COLAVE es Condición de Latinos Veganos. Es nuevo, apenas lo estamos organizando.

-¿Qué hay que hacer para apuntarse en este grupo?

-Nada. Simplemente si tienes el interés. Yo les digo a mis estudiantes, no me crean a mí, tienen que investigar. Los hispanos tenemos la ventaja de ser apasionados.

-¿La violencia que se vive también tiene que ver con la violencia a los animales?

-Si nosotros no ejercemos compasión a nuestros propios seres, no lo vamos a hacer hacia otra especie. Estamos siempre hablando de justicia, compasión y amor. Pero cómo vamos a tener compasión, incluso teniendo la información que otras generaciones no tenían, cuando estamos maltratando.

-¿Cómo luchar en contra de este monopolio de las industrias?

-Organizarnos y educarnos. Cuando nosotros nos informamos, empezamos a generar otra cultura. La cultura de la compasión, amor y respeto. Si yo respeto la vida de la hormiga que anda por ahí, yo puedo respetar la vida de la persona que está al lado mío.

-También eres artista plástica, cuéntanos al respecto.

-Me encanta y amo hacer escultura. En mi casa, a mi mamá y hermanos siempre nos gustó el arte. Aquí he tenido la oportunidad de hacer dos exhibiciones de arte y me fue muy bien. Uso mucho el color porque vengo de un lugar donde nos gusta mucho el color.

-¿Qué mensaje le dejarías a la comunidad latina de cosas que pasan aquí en el área?

-Estoy orgullosa de pertenecer a un grupo de mujeres guerreras, Mujeres en la Resistencia. Mujeres que quieren expresarse y nosotros les abrimos las puertas. Con los jóvenes estoy muy impresionado, con la nueva generación de este país están demostrando que tienen poder. Y cuando hablo del poder, hablo del poder de cuidar nuestros animales, aguas, árboles y aire. Respetar a la mujer, niños y al que no puede defenderse por sí mismo.

Cathy Montano
Cathy Montano
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor