En Estados Unidos inmigrantes incurren en menos delitos

Si alguien piensa que los inmigrantes incurren con mayor frecuencia en actos delictivos en los Estados Unidos, se equivoca.
El Instituto de Política Pública de California presentó un informe afirmando que los extranjeros, radicados en
territorio norteamericano, presentan un índice de delincuencia mucho menor que los nacidos en el país.

De acuerdo a la investigación efectuada por este organismo, las bajas tasas de encarcelamiento entre los adultos nacidos en el exterior sugieren que es injustificado el temor sobre el riesgo que los inmigrantes representan para la seguridad pública. “Esto refuerza lo que hemos dicho con anterioridad y es que, los inmigrantes vienen a Estados Unidos a trabajar y tratan de vivir -dentro de la ley- vidas productivas, esforzándose para mejorar sus familias y sus comunidades”, aseguró a la agencia EFE Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Alianza Nacional de Comunidades Latino Americanas y Caribeñas.

El reporte “Crimen, correcciones y California: ¿Qué tiene que ver la inmigración con ello?”, señaló que aunque la población nacida fuera de los Estados Unidos representa un 35% de los adultos de California, sólo suma 17 % de la población carcelaria estatal. “Es necesario desmitificar la errónea creencia de que los inmigrantes están haciendo daño al país y a las comunidades donde viven”, manifestó el activista.

Los adultos nacidos en Estados Unidos que están encarcelados en prisiones estatales de California son 3,3 veces más que los extranjeros, aseguró el informe, mientras que entre los hombres en edades entre 18 y 40 años -el grupo más propenso a cometer crímenes- los nacidos en Estados Unidos son 10 veces más dados que los inmigrantes a ser privados de la libertad.

Aunque los inmigrantes en general tienen menos nivel de educación que los nacidos en el país -un indicador asociado con la delincuencia- sus índices de encarcelamiento son mucho menores, resaltó la investigación. “Nuestra investigación indica que limitar la inmigración, requerir altos niveles educativos para obtener visas o gastar más dinero para aumentar las penas contra la los delincuentes inmigrantes tendrán muy poco impacto en la seguridad pública”, afirmó Kristin Butcher, coautora del informe.

Por ello, Cabrera destacó la necesidad de cuestionar el impacto de la sociedad en que viven los inmigrantes y sus valores culturales, así como el intento tan obstinado de algunos políticos para que se asimilen a esta cultura, sin cuestionar qué valores se viven dentro de ella.

En otro punto del informe, se resalta que las ciudades con mayor índice de adultos inmigrantes jóvenes presentan menos niveles de delincuencia que las ciudades con menores habitantes de ese tipo y la diferencia se hace todavía mayor, cuando se incluyen los delitos violentos. La investigación concluyó que las políticas de reforma migratoria deben tomar en cuenta muchos factores más adicionales a los temas de seguridad pública.

“En particular desde el punto de vista de seguridad pública, hay muy pocos motivos para limitar la inmigración en el futuro, favorecer la entrada de inmigrantes con alta capacitación o incrementar las penas contra los inmigrantes criminales”, concluyó el informe.

Julio Panduro
jpanduro@gmail.com

Acerca del Autor