En busca del Ultimo Reino Inca

DALTO COMENTA

Por extraño que suene, aún quedan hombres y mujeres ilusionados con la posibilidad de visitar algo que no se encuentre en el internet, rincones inexplorados del planeta; pero aún suena más improbable que en nuestro mundo invadido por satélites y drones existan tales lugares, casi siempre escenarios de la selva o montaña. La Ultima Nación Inca, atrincherada en el reino de Vilcabamba, se extinguió a finales del siglo XVI a manos de los conquistadores españoles; con todo, la civilización dejó un aura misteriosa y fascinante que atrajo a exploradores como Hiram Bingham en 1911. Este personaje acabó revelando al mundo las ruinas de Machu Picchu; es así que el próximo 14 de Septiembre parte desde Vitoria (una ciudad de la región Vasca de España) una expedición que observa en parte, la ilusión original que movió a Bingham: encontrar vestigios de lo que bien pudo ser el Ultimo Reino Inca.
Se trata de un arrebato “soñador y aventurero” que explica el impulsor del viaje, Miguel Gutiérrez, historiador y escritor de viajes de Vitoria que exhibe unas fotos de satélite para justificar una expedición plagada de interrogantes. Las fotos delimitan sobre el mapa al menos cinco zonas que podrían albergar restos incas en la selva que un día estuvo bajo la influencia de la organización terrorista Sendero Luminoso; pero se baraja, al mismo tiempo otra aventura, recorrer el sector occidental de las montañas andinas de Vilcabamba (La Convención, Cusco, Perú) y llegar allí donde científicos y alpinistas nunca llegaron, es una región en la que el Gobierno de Perú no ha entrado y en la que poco a poco llegan alpinistas, casi todos españoles, pero interesados por montañas de 6,000 metros; ellos quieren pasar por cuatro cimas de 4,000 metros, cimas que no son vírgenes porque los incas subían para realizar ofrendas y, después, los campesinos las recorrieron buscando pastos para su ganado o para traficar.
Pero la zona es desierta y eso es lo que los motiva; también está el hecho de que ha sido un lugar saqueado; dice Gutiérrez no querer llevarse nada, sino documentar y ubicar los posibles hallazgos arqueológicos y ponerlos al servicio del Ministerio de Cultura del Perú, además manifestó que sufrió mucho para encontrar un guía local que les oriente en su recorrido.
Buenos los propósitos de este Indiana Jones moderno, apreciamos mucho sus sueños y sus ansias de aventura; sin embargo sería bueno advertirle sobre lo que le espera; de entradita nomás, la altura, el “soroche” (mal de altura) y todo lo demás; luego, se le vendrá sin lugar a dudas esa cierta energía y dimensión desconocida que se le atribuye a los “apus”, a esas montañas inauditas que custodian por siglos los tesoros incas, una suerte de miradas milenarias, que las advertimos los que alguna vez hemos recorrido estos lugares. La soledad completa en los Andes, el límite entre alturas, despeñaderos, fríos, paja brava, la nada, los fantasmas y luego, como develando una cortina, la selva repentina, la humedad, la neblina, lo desconocido, la naturaleza en ebullición, y como decía Werner Herzog, lo abyecto, el fango y el paisaje inédito.
Ya sentado en su fogata, el bueno de Miguel Gutiérrez, este explorador español, tendrá que reflexionar sobre lo que sus mapas y escritos no le dicen; los suelos que ya caminaron mil exploradores, la coca mezclada con delirios de grandeza, los indios mimetizados en la piedras, los animalejos que cruzan y vuelan por la zona, la mudez de los lugareños, los dialectos y los muros aún no descubiertos; encontrará seguro la incertidumbre y alguna posibilidad real de toparse con monolitos u objetos de oro, y porque no, una nueva leyenda o pista donde los últimos incas se replegaron, alguna ciudad perdida, un recodo desconocido y un sabor a historia aun no escrita.
Suerte para nuestro amigo explorador, que si no encuentra moles de piedra cubiertas por musgos, un choclo de oro, la “mascaypacha”, el último Reino Inca o al mismo Pachacutec redivivo, seguro, tras esta aventura, se encontrará a sí mismo.
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor