El misterio de Las Líneas de Nazca en Perú

Indiscutiblemente que uno de los lugares más visitados en Perú, después de “Macchu Picchu”, son “Las Líneas de Nazca”. Estas son un conjunto de geoglifos en forma de figuras de animales, plantas y dibujos geométricos hechos en el desierto de Nazca, el Departamento de Ica, al sur de Lima, la capital peruana.

La mejor forma de apreciar los dibujos es desde lo alto, es decir desde un avión, aunque también se las puede apreciar parcialmente desde las colinas cercanas. Cuando se está caminando en el terreno desértico no se puede notar los dibujos, además, el tamaño de estos, de alrededor de trecientos metros más o menos, hace que surjan interrogantes que los estudiosos todavía no han logrado responder.

¿Las líneas de Nazca estaban dedicadas a los dioses? ¿Había en aquellos tiempos tecnología posible para la magnitud de esta obra? ¿Eran pistas de aterrizaje para prototipos de aviación de la cultura Nazca, o más allá, para seres extraterrestres? ¿Fueron hechas por manos humanas?

El interés por el estudio de estos geoglifos no se generalizó sino a partir del año 1940, cuando Paúl Kosok y María Richie, dos investigadores internacionales, publicaron una serie de fotografías aéreas que había tomado el Servicio Aerográfico Nacional. Estos geoglifos, es decir, estas inscripciones sobre grandes extensiones de terreno, son de dimensiones enormes y pueden ser observados con facilidad desde las alturas, lo que ha dado pie a un sinnúmero de teorías sobre el propósito de su creación. En todo caso, los geoglifos de Nazca en Perú, no son los únicos del mundo, pero sí son los más célebres. De hecho, sus características le han merecido ser nombrados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1994.

Las investigaciones sugieres que las Líneas de Nazca fueron producidas a lo largo de unos 1500 años, proceso que llegó a término hacia el siglo XVI. De acuerdo con algunas fuentes, las líneas de Nazca destacan porque abarcan unos 400 kilómetros cuadrados. Otras fuentes señalan que pueden abarcar hasta 800 kilómetros cuadrados. En todo caso, son las más grandes del mundo. El ancho de cada línea puede variar entre los 40 y los 210 centímetros de ancho. Así como el ancho de las líneas varía, evidentemente la longitud de cada línea depende del trazado. Puede haber líneas de hasta 295 metros. La profundidad de los surcos también varía desde simples hendiduras superficiales, hasta zanjas de no más de 30 metros.

A lo largo de este territorio, encontramos la representación de figuras como animales, criaturas fantásticas, elementos geométricos como trapezoides, rectángulos, espirales y rectas, etc. También se incluye la representación antropomorfa. Entre las figuras de animales podemos mencionar las siguientes: mono, araña, garza, grulla, pelícano, colibrí, caracol, ballena, perro, llamas, iguana, serpiente, lagartija y lagarto.

Las Líneas de Nazca se ubican en un terreno entre negruzco y rojizo que, de acuerdo a la incidencia de la luz, modifica sus tonalidades. Así, durante el atardecer, las tierras del desierto de Nazca adquieren tonalidades violetas. Las Líneas de Nazca se hicieron mediante un proceso de sustracción. Este proceso fue mucho más simple de lo que se cree, pues no requirió de grandes inversiones ni de materiales, ni de esfuerzo, ni de tiempo. Básicamente, los creadores de estas líneas se abocaron a extraer una serie de rocas oxidadas del suelo. Estas rocas, oscurecidas por el proceso de oxidación, eran pequeñas y angulosas.

Ahora bien, el misterio e interés en descifrar el significado de las Líneas de Nazca hace que los estudiosos de ellas presenten sus teorías, muchas veces absurdas, como una que indica que eran pistas atléticas para algo parecido a los Juegos Olímpicos. Sin embargo, hay otras que tienen sentido lógico, como la propuesta recientemente por un grupo de ornitologístas japoneses quienes, luego de estudiar concienzudamente las figuras de las Líneas de Nazca, han identificado algunas de las aves representadas, como el pájaro ermitaño y el pelícano, curiosamente aves que no viven en la zona. Además, el equipo científico japonés explica que otras aves como los cóndores y flamingos, no reúnen las características esenciales para aseverar su identificación.

Hasta ahora, la identificación de las aves mostradas en los dibujos ha sido hecha basada en rasgos morfológicos que presenta cada figura. Nosotros hemos estudiado las formas y tamaño de los picos, cabezas, cuerpos, alas, colas, pies y las hemos comparado con las aves que viven en la actualidad en el Perú”, dice Masaki, director del grupo científico japonés. “La gente de Nazca que hizo esos dibujos pudo ver pelícanos en busca de comida en la costa, no aves locales, esa es una señal para ver por qué representaron pelícanos”, continúa.

Como vemos, el misterio de las Líneas de Nazca continúa subyugando a los científicos y a todo aquel que ha tenido la suerte de apreciarlas.

 
Armando Zarazú
azarazu@aol.com
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor