El jefe del Pentágono culpa al Congreso por los recortes que tendrá que imponer

Washington, 27 ene (EFE).- El jefe del Pentágono, Robert Gates, cuyo Departamento gestiona la mayor parte del presupuesto de Estados Unidos, culpa al Congreso por los recortes que deberá hacer en la instrucción y las operaciones militares.
En una entrevista publicada hoy por el diario The Washington Post, Gates dijo que el Pentágono tendrá que reducir este año en unos 23.000 millones de dólares sus gastos a menos que el Congreso apruebe la nueva ley de asignación de fondos.
El presidente Barack Obama envió su plan de presupuesto al Congreso que contiene una asignación de 549.000 millones de dólares para el Pentágono. Eso equivale al 24 por ciento de todos los gastos del Gobierno Federal.
El gasto en salud representa el 23 por ciento del plan de presupuesto para el período fiscal 2011; las jubilaciones, el 21 por ciento de los gastos, y el bienestar social, el 12 por ciento.
El Congreso suele demorar la aprobación de los presupuestos para los diferentes ministerios y agencias del gobierno, a lo que se ha agregado el factor de la victoria republicana en las elecciones legislativas de noviembre.
Los republicanos, tradicionalmente, son mucho más entusiastas que los demócratas cuando de darle fondos a los militares se trata, pero ante un déficit que este año podría alcanzar la cifra sin precedentes de 1,5 billones de dólares, los republicanos más conservadores han dicho que también el Pentágono debería apretarse el cinturón.
"Tengo una crisis en el umbral", dijo Gates, quien manifestó su esperanza en que los legisladores resuelvan pronto la situación.
Gates agregó al diario que las fuerzas militares estadounidenses que operan en Irak y Afganistán "probablemente no tendrán problemas y están protegidas de los recortes este año".
"Pero habrá que recortar la instrucción y el mantenimiento en el Ejército (de Tierra), la Fuerza Aérea y la Marina", dijo Gates.
El 6 de enero Gates anunció que el gobierno de Obama iba a reducir el gasto militar en unos 78.000 millones de dólares a lo largo de los próximos cinco años.

Acerca del Autor