El Flamengo multa a tres jugadores que protagonizaron un incidente con prostitutas

Río de Janeiro, 11 jul (EFE).- El club Flamengo, el más popular del país y actual líder del Campeonato Brasileño, informó hoy de que decidió sancionar con multas equivalentes al 20 por ciento de sus salarios a tres jugadores que protagonizaron el miércoles un incidente con prostitutas en Belo Horizonte.

Las sanciones fueron impuestas al portero Bruno, al delantero Diego Tardelli y al armador Marcinho, que el miércoles, tras el empate 1-1 a domicilio con el Atlético Mineiro que le permitió al Flamengo seguir al frente de la Liga, participaron en una fiesta para la que contrataron a ocho prostitutas y que terminó en una comisaría de policía.

"Nuestro sentimiento fue de traición. Ellos habían solicitado autorización para visitar a familiares en Belo Horizonte", aseguró el vicepresidente del Flamengo, Kléber Leite, citado en un nota publicada en la página del club en internet y en la que confirmó la sanción.

"Serán multados con el 20 por ciento de su salario. Sentimos que están arrepentidos. Pedimos disculpas a los hinchas por todo lo que ocurrió. Consideramos que ya todo está superado y los atletas saben que lo que hicieron está equivocado", afirmó el dirigente.

"No volveremos a liberar jugadores en viajes. Nunca tuvimos problemas disciplinarios. Esto aquí no es una orgía. Hay un profundo respeto por todos. Eso nunca volverá a ocurrir", agregó.

La fiesta de los flamenguistas terminó en una comisaría de policía de Belo Horizonte debido a que Marcinho, actual goleador del equipo y del Campeonato Brasileño, fue denunciado por dos de las mujeres, que dijeron haber sido agredidas por el futbolista.

De acuerdo con la denuncia de las prostitutas, Marcinho las agredió luego de que una de ellas se negara a mantener relaciones sexuales con el jugador por su insistencia en no usar preservativos.

Marcinho también agredió a sus compañeros cuando intentaron separarlo de las mujeres.

En la fiesta también participó el portero reserva Paulo Víctor, que fue eximido de la sanción.

También citado en la nota divulgada por el Flamengo, el portero Bruno pidió disculpas a los hinchas y aseguró que todo ya fue superado.

"Lo que ocurrió no va interferir en el trabajo del equipo. Sabemos que lo que hicimos podría habernos perjudicado a todos. Pedimos disculpas a todo el mundo. Ya resolví el problema en casa (con la esposa) y con el grupo", dijo el portero.

Las multas fueron anunciadas luego de que, cuando los jugadores se presentaron para el entrenamiento de este viernes en Río de Janeiro, el técnico Caio Júnior los reuniera a todos en la cancha del campo de entrenamientos para una conversación en la que supuestamente resolvieron la crisis entre los jugadores provocada por el incidente.

Los implicados pidieron disculpas a sus compañeros, algunos de los cuales dijeron que los protagonistas de la fiesta habían manchado la imagen del Flamengo.

Este es el segundo caso policial en que aparece el nombre de Marcinho en el último mes.

La policía de Río de Janeiro está investigando si el futbolista dirigía un vehículo de su propiedad que atropelló a una persona en una favela. El futbolista alega que le había prestado el automóvil a un amigo.

Avatar
Acerca del Autor