El Escándalo de los Préstamos Universitarios

¿Cómo pagar los estudios universitarios? Esta es la pregunta que preocupa a muchos jóvenes al comenzar sus estudios. En la mayoría de los casos los estudiantes siguen los consejos que la institución les brinda, entre ellos, pedir préstamos para pagar sus carreras.

El negocio de prestar dinero a los estudiantes se ha convertido en uno billonario. Se trata de una industria que presta $85 billones y carece de regulaciones. A través de la nación el promedio de deuda de un estudiante que se gradúa con un grado de bachillerato es de $19,000. Dos terceras partes de los jóvenes terminan sus estudios con deuda.

Hasta hace poco el negocio de prestar dinero a los estudiantes no se consideraba uno que las autoridades debían investigar. Esto ha cambiado significativamente. El Fiscal General del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha comenzado a investigar las prácticas de las compañías de préstamos. Estas prácticas han resultado ser ilegales en beneficio de las compañías y en perjuicio de los estudiantes. Lo que ha descubierto Cuomo es una situación en que el estudiante sale perjudicado y endeudado.

Las compañías de préstamo a través de regalías y otras prácticas ilegales han logrado establecer el status de “compañía preferida”. Esto significa que la universidad recomienda al estudiante la compañía que debe usar para su préstamo. De esta manera, el estudiante y su familia tienden a escoger la compañía recomendada sin estudiar otras opciones que pueden ser mucho más beneficiosas, e inclusive ofrecer préstamos a intereses más bajos.

Lo que se ha destapado son casos de conflicto de intereses en donde las compañías de préstamos dan regalos a la Universidad, tienen a administradores de distintas universidaded en sus juntas de síndicos y a personas que dirigen las oficinas de ayuda económica y que recomiendan préstamos a pesar de ser accionista en las compañías sugeridas. El estudiante obviamente sale perjudicado.

El fiscal Cuomo ha logrado que las compañías reconozcan que tienen que cambiar sus prácticas y las universidades hacer recomendaciones en donde no haya conflicto de intereses. Un total de 24 universidades, entre ellas Drexel, Fordham University y New York University han accedido a devolver dinero a los estudiantes. La Universidad de Texas, en Austin despidió a la persona que dirigía la oficina de ayuda económica porque tenían acciones en la compañía que recomendaba a los estudiantes para obtener sus préstamos.


Algunas opciones a tener en cuenta

Ante esta situación, ¿qué puede hacer un estudiante? La mejor opción es buscar préstamos a través del gobierno federal. El proceso se inicia llenando FAFSA (Free Application for Federal Student Aid). El formulario se consigue en el web site del Departamente de Educación Federal (http://www.fafsa.ed.gov/). Este formulario está disponible en español.

El gobierno federal ofrece un programa de préstamos que se llama Stafford. A través del cual un estudiante de primer año de Universidad puede pedir prestado hasta $3,500. No tendrá que pagar el préstamo hasta que se gradúe. El préstamo Perkins es otro programa que también está disponible para los estudiantes a través del gobierno federal.

Llenar las solicitudes de ayuda económica es un proceso engorroso, pero es importantísimo hacerlo, así como educarse sobre las ayudas económicas que existen, incluyendo los préstamos. Lo que se ha aprendido del escándolo de los préstamos es que no necesariamente se puede confiar de la información que provee la universidad. Se debe preguntar por qué sugieren una compañía y buscar las mejor opción.


Nota.- Para informarse mejor, pueden consultar la siguiente lista de websites: http://www.finaid.org,

http://www.bankrate.com, http://www.simpletuition.com

Avatar
Acerca del Autor