El debate de la deuda salda con números rojos en Wall Street

Nueva York, 25 jul (EFE).- Las exasperantes negociaciones entre republicanos y demócratas para conseguir un acuerdo que eleve el techo de endeudamiento de EE.UU. con el que evitar la suspensión de pagos se saldó hoy con números rojos generalizados en Wall Street, que también vio con miedo la nueva rebaja de la deuda de Grecia.
El Dow Jones de Industriales, el principal indicador del parqué neoyorquino, se movió en terreno negativo durante toda la jornada, aunque moderó relativamente los descensos cercanos al punto porcentual con los que inició la sesión para dejarse finalmente el 0,7 % y situarse en las 12.592,80 unidades.
Algo más moderados fueron los retrocesos que registraron los otros dos principales índices de Wall Street: el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que perdieron en ambos casos el 0,56 %.
Los inversores del parqué neoyorquino acusaron hoy el tira y afloja en el que se encuentran los líderes republicanos y demócratas del Congreso, que no consiguen acordar todavía un pacto para elevar el techo de gasto público de EE.UU. con el que evitar que la primera potencia mundial entre en mora.
Tras semanas de discusiones para aumentar ese límite de endeudamiento, establecido ahora en 14,29 billones de dólares y al que se llegará el próximo 2 de agosto, las posturas no lograron acercarse durante el fin de semana.
Por ello, esta mañana el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó de que la pérdida de credibilidad de la deuda estadounidense tendría "amplios y negativos" efectos en otras naciones e instó al país a solucionar de forma urgente el problema.
Una media hora antes del cierre de la sesión, la discrepancia entre ambos partidos se hacía patente después de revelar dos planes paralelos de recorte de gasto, por lo que el presidente de EE.UU., Barack Obama, anunció que se dirigirá esta noche al país para hablar sobre el estancamiento de las negociaciones.
Tradicionalmente, el Congreso ha venido autorizando al Gobierno sin mayores problemas a aumentar su límite de endeudamiento, pero en esta ocasión los republicanos -mayoritarios en la Cámara baja- exigen un recorte paralelo del déficit de magnitud igual o mayor a la cantidad en que se vaya a aumentar la deuda.
Con la mirada puesta en esas negociaciones y ante la falta de datos macroeconómicos de relevancia, los inversores volvieron a fijarse en la crisis de deuda en la zona euro, que hoy dio una nueva vuelta de tuerca después de que la agencia Moody's rebajara la calificación de los bonos griegos en tres niveles, hasta el grado Ca desde el Caa1, con lo que quedaron a un escalón del "impago".
La noticia motivó los números rojos en las principales plazas financieras europeas, de forma que Milán cerró hoy con una caída del 2,48 %, Madrid del 1,92 % y París del 0,77 %, entre otras.
El gran beneficiado de la incertidumbre sobre la sostenibilidad de las cuentas de EE.UU. y Europa fue hoy otra vez el oro, que volvió a brillar con fuerza gracias a su posición de valor "refugio" y selló un nuevo máximo histórico al cerrar en los 1.612,2 dólares la onza.
La jornada estuvo relativamente descargada de resultados empresariales y tan solo destacaron los del videoclub "en casa" Netflix, que en las contrataciones electrónicas posteriores al cierre se desplomaba el 9,51 % penalizado por unas cuentas que quedaron lejos de las expectativas de Wall Street.
Por lo contrario las acciones del fabricante de chips para teléfonos móviles Texas Instruments apenas se movían a esta hora tras anunciar que ganó en el segundo trimestre del año 672 millones de dólares, el 13 % menos que en el mismo periodo de 2010.
La sorpresa del día vino de la mano del gigante tecnológico Apple, que por primera vez en la historia logró que sus acciones superasen los 400 dólares impulsado todavía por los buenos resultados presentados la semana pasada, aunque finalmente cerró la sesión en 398,5 dólares por título.

Acerca del Autor