El Consejo de Seguridad de la ONU asegura que tomará acciones por el ataque a UNAMID



Naciones Unidas, 16 jul (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU aseguró hoy que actuará contra los responsables de la emboscada a una patrulla de la misión de paz conjunta con la Unión Africana en Darfur (UNAMID) que se saldó con la muerte de siete cascos azules y heridas a otros 22.

Los 15 miembros del máximo órgano de la ONU condenaron y calificaron de "inaceptable" el ataque sufrido el 8 de julio por la patrulla a manos de unos 200 agresores no identificados que se desplazaban a caballo y en 40 vehículos fuertemente armados.

"El Consejo manifiesta su particular preocupación por el hecho de que el ataque fuera premeditado, deliberado y tuviera como objeto causar bajas", indica.

La declaración respalda la investigación iniciada por Naciones Unidas e insta al Gobierno de Sudán a asegurarse de que se identifique a los responsables de la emboscada y se les lleve ante la justicia.

"El Consejo subraya su determinación de actuar contra estos responsables tras conocer el resultado de la investigación de UNAMID", subraya, al tiempo que recuerda que cualquier ataque a las fuerzas de paz de la ONU puede constituir un crimen de guerra y pide a todas las partes que respeten el derecho humanitario internacional.

"El Consejo resalta que cualquier agresión o amenaza contra UNAMID es inaceptable y exige que no vuelva a ocurrir", reitera el texto.

Los integrantes del máximo órgano hicieron pública su condena al ataque tras escuchar un informe del subsecretario para el Mantenimiento de la Paz, Jean Marie Guehénno, sobre la situación de la fuerza internacional en Darfur.

Guehénno informó a los miembros del órgano en una reunión a puerta cerrada de que otro militar de UNAMID perdió hoy la vida en un nuevo ataque a una patrulla de cascos azules en Darfur, según precisó la portavoz de la ONU, Marie Okabe.

Jartum afirmó tras la emboscada del 8 de julio que uno de los mayores grupos rebeldes de Darfur estaba detrás de la agresión, pero fuentes diplomáticas pusieron en duda esta versión por la potencia y la sofisticación del armamento empleado.

El embajador del Reino Unido, John Sawers, aseguró a la salida de la reunión que hay que esperar a que concluya la investigación, pero resaltó el que los atacantes emplearon "armas que no se habían visto antes" en la región.

Anunció que su país hizo circular hoy en el Consejo un proyecto de resolución para renovar el mandato de UNAMID, que expira el 31 de julio.

"Nos encontramos en una situación grave y el Consejo subrayará su su completo respaldo a esta misión en estos momentos difíciles", apuntó.

Aseguró que "a nadie le hace feliz" que siete meses después de su despliegue solamente el 40 por ciento de los 20.000 uniformados que deberían integrar UNAMID se encuentren en la región sudanesa.

Sawers agradeció la promesa del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, de contar con el 80 por ciento de la fuerza desplegada antes del final de 2008.

Ban manifestó en su último informe al Consejo de Seguridad sobre UNAMID su decepción por la ausencia de progreso en las negociaciones para poner fin a cinco años de conflicto en la región sudanesa de Darfur.

El máximo responsable de Naciones Unidas aseguró que el conflicto se ha profundizado pese a la presencia de cascos azules en la zona, el intenso esfuerzo de mediación internacional y la distribución de ayuda humanitaria.

El conflicto de Darfur comenzó en enero de 2003, cuando dos grupos armados se rebelaron contra el Gobierno por la situación de pobreza en la que se encontraba sumida esta región.

Desde entonces, unas 300.000 personas han perdido la vida y al menos dos millones y medio de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, según la ONU.

Acerca del Autor