El Comité del Senado elimina fondos para programa piloto de camiones mexicanos

Washington, 10 jul (EFE).- El Comité de Asignaciones del Senado de Estados Unidos aprobó hoy por abrumadora mayoría la eliminación de fondos para el programa piloto que permite la libre circulación de camiones mexicanos en las carreteras del país.

Con 20 votos a favor y nueve en contra, el comité aprobó una enmienda promovida por el senador demócrata Byron Dorgan, en el marco de la votación del presupuesto para el año fiscal 2009 para el Departamento de Transporte.

De esta forma, varios congresistas, presionados por los sindicatos y grupos ecologistas, volvieron a la carga contra un programa que permite, de forma experimental, la libre circulación de camiones mexicanos más allá de la zona comercial fronteriza a la que estaban restringidos desde 1982.

Bajo ese programa piloto y por primera vez desde la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los camiones de hasta cien compañías de transporte de EE.UU. pueden entregar mercancías en México, mientras que un grupo similar de empresas mexicanas pueden hacerlo en este país.

Por tratarse de una ley de gastos fiscales, la medida también tiene que aprobarse en el pleno de ambas cámaras legislativas, por lo que no significa un freno inmediato al programa en marcha.

La enmienda dice, textualmente, que el Departamento de Transporte de EE.UU. no puede usar fondos otorgados por el Congreso "de forma directa o indirecta para establecer, implementar, continuar, promover o permitir de ninguna forma un programa" semejante al que entró en vigor en verano del año pasado.

Este cambio pretende eliminar cualquier resquicio legal que permita la continuación del programa y tiene efecto retroactivo, por lo que, de ser aprobado por el Congreso, lo eliminaría por completo, según fuentes legislativas consultadas por Efe.

En declaraciones a Efe, el portavoz de la embajada de México, Ricardo Alday, dijo que se trata de "una medida proteccionista que da muerte a un programa modesto pero eficaz, que ha estado demostrando la seguridad" de la circulación transfronteriza de los camiones de ambos países.

"Si se convierte en ley, el Gobierno de México estudiará tomar todas las acciones adecuadas, remedios o contrapropuestas" bajo el TLCAN, sentenció.

Desde que el programa comenzó en septiembre de 2007 y hasta el mes pasado, 26 empresas mexicanas han recibido el visto bueno para operar más allá de la franja comercial fronteriza "y todas han estado sujetas a auditorías, tienen seguro estadounidense y pagan impuestos", agregó.

Durante una agitada discusión antes del voto, Dorgan argumentó que los camiones mexicanos no cumplen con los requisitos de seguridad del Gobierno estadounidense.

Pero otros senadores, entre ellos el republicano Christopher Bond, advirtió que si el Congreso insiste en la medida, México podría imponer tarifas punitivas a Estados Unidos bajo los derechos que le concede el TLCAN.

Eliminar el programa piloto no es aconsejable y supondría "un problema significativo con un aliado con el que necesitamos trabajar de cerca" debido a los retos comunes, enfatizó.

Además, la posible represalia mexicana también ocasionaría pérdidas para los productores estadounidenses, continuó Bond, al señalar que el TLCAN ha contribuido a la prosperidad y al incremento en el comercio bilateral.

El intercambio comercial diario entre Estados Unidos, México y Canadá, socios del TLCAN, asciende a unos 2.400 millones de dólares, y se calcula que el 75 por ciento se realiza a través de camiones, según datos del Departamento de Transporte.

Otros republicanos instaron a los demócratas a que permitan que continúe el programa piloto y luego modificarlo, si no está a la altura de los requisitos federales de seguridad.

La votación fue elogiada por grupos como el sindicato Teamsters, que representa a los transportistas de Estados Unidos.

Jim Hoffa, presidente general de Teamsters, dijo en un comunicado que "esta enmienda deja más claro que el agua que el Congreso quiere cerrar las fronteras a camiones peligrosos", y criticó al Gobierno de George W. Bush por seguir con el controvertido programa piloto.

"Es indignante que continúe este programa, pese al hecho de que pone en peligro las vidas de estadounidenses", protestó.

Avatar
Acerca del Autor