El cambio climático ya está aquí

DALTO COMENTA

Ahora que las estaciones se han puesto tan marcadas y muy extremas, es bueno describir un poco cómo se pasa por esas experiencias en estas regiones del Sur de América, por que valgan verdades, el humor a veces marcha de acuerdo al clima y las actividades que desarrollamos siempre están condicionadas por la temperatura, las precipitaciones, la neblina, la humedad o cualquier otro agente que se nos interponga en el camino.

El calentamiento global o el agujero en la capa de Ozono sin duda que han alterado nuestro planes y proyectos, poniéndonos alertas, cambiar de hábitos, trazar nuevas estrategias e incluso revisar viejas leyendas o augurios apocalípticos de videntes y magos que pronostican tiempos de cataclismos y el mismo fin del mundo.

Hace unas semanas nomás la temperatura bajó a grados bajo cero, y el medio ambiente era intolerable; aquí no existe, por lo menos donde vivimos, el aire acondicionado, el control de la temperatura en las casa o una tecnología concreta para combatir las heladas, no queda otra, que abrigarse bien; y mientras el frio nos va cubriendo y los escalofríos nos sorprenden, tenemos igual que realizar nuestras actividades. Esta vez va en serio, trato de escribir algunas notas con dificultad porque descubro que las articulaciones de las manos no me responden, frio en los pies, una ráfaga helada aquí en el cerebro y la imposibilidad de apurar el trabajo; es el invierno crudo, que como nunca nos inmoviliza; y recién advertimos lo serio del cambio climático.

Las pesadillas del cambio climático ya están aquí; los impactos más severos nunca antes pronosticados, han comenzado a mostrarse mucho más pronto de lo que los científicos esperaban; y las noticias corren; un nivel promedio del mar podría subir 10 veces más rápido que lo que habían predicho, tres metros para el 2065; las temperaturas del agua en el Pacífico Norte nunca antes habían sido tan altas como las de este año, ni habían durado tanto o abarcado un área tan grande (lo que ya está teniendo un efecto profundo en la vida marina).

Algunos científicos del clima piensan que el cambio de los vientos está relacionado a la rápida disminución del hielo ártico en los últimos años, que provoca según otros estudios, los patrones climáticos se estanquen; mientras las temperaturas de los océanos están llegando a sus niveles más altos en la historia, algunas partes cercanas a deshielos se están enfriando, lo cual disminuye la circulación de las corrientes y provoca cambios frenéticos en el clima;

Los historiadores dirán que el 2015 fue el año en que se armó la bomba, tan solo en los últimos meses las olas de calor más altas registradas en Paquistán e India cobraron la vida de más de mil personas, en el Parque Olímpico Nacional del Estado de Washington sucedió el primer incendio forestal del que se pueda tener memoria; en California, durante la peor sequía en miles de años, un incendio de 50 acres de arbustos se incrementaron 70 veces en cuestión de horas, días después la región fue golpeada por intensas lluvias de verano jamás vistas…

Y volviendo a nuestra realidad, no hace mucho fuimos testigos de la inclemente nevada en los andes, lugares que por altura y tradición son propensos al frio, y que ahora se cubrieron del manto blanco, matando a los auquénidos típicos de la zona, pobladores con la cara roja y a punto de quebrarse, toneladas de ropa para aliviar el corte del hielo, igual niños muriendo en los brazos por la maldita neumonía, desesperados tratando de aferrarse a la vida, pero la muerte vestida de asfixia saliendo por sus bocas. Tremendo el frio, desgarrador el viento helado que corta nuestras caras,... y pobre de aquel sin abrigo.

Es posible imaginar un planeta ingobernable a causa de las migraciones forzadas y del colapso económico que amenacen los tejidos de la civilización…
Daniel Torreblanca
dalto1961@yahoo.es
Identidad Latina

Identidad Latina
Acerca del Autor