EEUU: Aviso a Maduro de una respuesta “recíproca” a la expulsión de diplomáticos



Washington (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, avisó hoy al Gobierno de Nicolás Maduro de una respuesta "recíproca" a la expulsión de los dos diplomáticos estadounidenses de mayor rango en Venezuela y aseguró que su reacción podría ser incluso más amplia, aunque no ofreció detalles.

La respuesta de Pompeo es la más dura que, hasta ahora, ha ofrecido Estados Unidos a la orden que dio este martes Maduro para que, en 48 horas, abandonen el país el encargado de negocios de EE.UU. en Caracas, Todd Robinson, y su "número dos", Brian Naranjo, jefe de la sección política de la embajada.

"Recibimos esta mañana una notificación formal de que nuestro encargado de negocios había sido declarado PNG (persona non grata). Responderemos apropiadamente, definitivamente recíprocamente y, quizás más que eso, apropiadamente", afirmó Pompeo ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

"Tenemos entendido que un segundo funcionario va a ser declarado también PNG. Seguimos vigilando al régimen de Maduro y su destructivo comportamiento contra el pueblo de Venezuela", añadió.

Poco después de que Pompeo ofreciera la respuesta del Gobierno, el vicepresidente, Mike Pence, escribió en su cuenta de Twitter: "Nicolás Maduro ha expulsado a diplomáticos estadounidenses de Venezuela después de la farsa de sus elecciones. Esta provocación se topará con una respuesta rápida".

"Continuaremos presionando al régimen ilegítimo de Venezuela hasta que restaure la democracia", añadió Pence.

Como encargado de negocios, Robinson era el representante de más alto rango de Estados Unidos en Venezuela, dado que ambos países no intercambian embajadores desde hace ocho años, producto de la tensión en las relaciones diplomáticas desde que se inició la llamada revolución bolivariana en 1999.

El Departamento de Estado no ha ofrecido detalles sobre cuál puede ser su respuesta, aunque en estos casos las medidas suelen ser recíprocas, por lo que no puede descartarse la expulsión de diplomáticos de la embajada de Venezuela en Washington o de alguno de sus siete consulados en Estados Unidos.

No obstante, adelantándose a la previsible expulsión del encargado de negocios venezolano en EE.UU., Carlos Ron Ramírez, en virtud de la reciprocidad diplomática, Maduro lo nombró este martes viceministro de Relaciones Exteriores para América del Norte y dejó vacante, de momento, el cargo en Washington.

Durante la audiencia, Pompeo también fue preguntado por la situación del estadounidense Joshua Holt, preso en Venezuela y retenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), en Caracas, donde la semana pasada estalló un motín en protesta por supuestas torturas.

Pompeo reconoció que "desafortunadamente" con la expulsión de los diplomáticos estadounidenses de mayor rango en Venezuela, la capacidad de EE.UU. para liberar a Holt se verá "disminuida".

"Estamos haciendo todo lo posible, con todas las herramientas que tenemos para hacer que el régimen de Maduro, al menos en este caso, haga algo bien y envíe a este hombre de vuelta", añadió.

Holt, un mormón del estado de Utah, viajó a Venezuela en junio de 2016 para casarse con Thamara Holt, una venezolana a la que conoció por internet, y se quedó a vivir temporalmente en el país mientras esperaban la emisión de sus visados para viajar a Estados Unidos.

Dos semanas después de su boda, las autoridades venezolanas arrestaron a la pareja en su vivienda, y el entonces ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Gustavo González López, dijo en televisión que en la redada se habían encontrado rifles, munición, una granada y mapas detallados de Caracas.

Estados Unidos, igual que numerosos países, no reconoció la victoria de Maduro en las elecciones del domingo, en las que no participó el grueso de la oposición por considerarlas fraudulentas.

Al respecto, Pompeo afirmó hoy que Estados Unidos "está imponiendo una nueva presión económica en el régimen de Maduro para ayudar a ese país a regresar a la democracia" y aseguró, además, que está trabajando con "los socios regionales con ideas afines para que hagan lo mismo".

Estados Unidos ha estado trabajando con el Grupo de Lima, integrado por 14 países de América, para presionar a Maduro.

Justo antes de las elecciones del domingo, Estados Unidos sancionó al "número dos" del Gobierno venezolano, Diosdado Cabello, y el lunes el presidente, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que limita la capacidad del Ejecutivo de Nicolás Maduro para vender deuda y activos públicos en territorio estadounidense.

Identidad Latina
EFE

Identidad Latina
Acerca del Autor