EDUCACIÓN: Virtual, ¿Realidad o mito?

Hace algunos años, 10 o 12 para ser exactos se tenía como concepto que al impartir educación el educando y el educador se encuentren dentro de un recinto físico, en un mismo espacio tiempo para poder compartir conocimientos y hacer ese famoso “feedback” que tanto apasiona, todo con la finalidad de que el estudiante pueda aprender, retener y poner en práctica los múltiples temas y conceptos dados en determinada institución educativa.

Hoy en día, ese concepto ha cambiado tanto que decirle a una persona que puede estudiar virtualmente o a distancia, no es ficción es una realidad, la explosión del internet a partir de la década de los 90 ha hecho posible esto, las tecnologías de fibra óptica, las mejoras en las señales de comunicaciones en la actualidad, han dado como resultado el poder comunicarse a tiempo real “sin delay” desde Tokio hasta Cusco, Perú por ejemplo, sin perder nitidez, calidad en voz y audio y sobre todo, el poder interactuar con la otra persona y al mismo tiempo hacer uso de herramientas tecnológicas.

Si bien es cierto que en la actualidad existe una barrera generacional y dogmática para poder determinar si el estudio mediante herramientas tecnológicas y de manera virtual es mejor o igual que la presencial, no se puede dar una apreciación a la ligera por cuál es mejor o peor, lo que si podemos afirmar es que, cada vez son más las personas que optan por los medios virtuales o “en línea” para tomar cursos, especialidades y/o otros que no ofrecen los medios tradicionales de estudio.

Ponemos algunos ejemplos, el caso de un conocido instituto que en su publicidad traducido al español dice “Inglés Abierto”, ofrece cursos de inglés 24/7, en los horarios que el estudiante pueda, solo necesitas dos cosas: tiempo y un aparato tecnológico, como un celular una PC o una Tablet con acceso a internet y el resto es cuestión del profesor y su propio avance. Cabe mencionar que este tipo de oferta educacional no es ajena a las grandes casas de estudios, como es el caso de la prestigiosa Universidad de Harvard en los Estados Unidos, que ofrece cursos en línea gratuitos, en ese sentido solo se tiene que tener ganas de estudiar y lo demás lo pone la tecnología.

Todo esto surge por una demanda educacional insatisfecha, la cual en la medida de las posibilidades está siendo cubierta por las empresas de tecnología, en alianza con las grandes entidades prestadoras de educación.

Otro caso es Google, que ofrece cursos en línea con certificaciones internacionales y válidos en varios países, aprendiendo tecnología nueva que pueda ser replicada en todos los países a donde llega el internet y ahora la gran pregunta ¿Que ganan estas entidades mencionadas si todo es gratuito o parte de los servicios los son? La respuesta es simple, el internet al llegar a tantas personas, estamos hablando de miles de millones de personas, produce dinero de la publicidad y de las mismas personas que invierten en sus carreras profesionales.

Hoy en día en las grandes urbes, donde el tiempo se minimiza y donde todo es trabajo y producción, dedicarle horas al estudio es un lujo que muchos no se pueden dar, es por ello que la educación virtual se ha vuelto una herramienta poderosa, con las mismas características de una educación presencial, con la diferencia de que la primera tiene una mejor administración de un recurso valioso como es el tiempo.

Lo digo por experiencia propia, ya que en la actualidad estoy tomando cursos en la rama de informática y sistemas, de manera virtual y me parece una experiencia muy grata. Pensar que antes un profesor se dividía para 50 o 60 alumnos ahora tenemos un profesor para un alumno, en cualquier momento y lugar.
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor