EDUCACIÓN: Destino incierto a los de Prisión

En los últimos 10 años, solo nueve reclusos obtuvieron un título universitario mientras estaban encarcelados en las prisiones de Connecticut. Ese lento ritmo finalmente comenzó a cambiar después de que cuatro institutos comunitarios en Connecticut en la Primavera de 2016 obtuvieron fondos federales para poder comenzar a ofrecer cursos tras las rejas.

Este semestre 357 reclusos en las prisiones estatales se inscribieron en cursos universitarios gratuitos y varios de ellos están en camino de completar sus grados asociados al final de este año escolar. A principios de la década de 1990, casi todas las prisiones en el Estado ofrecían a los reclusos, cursos universitario con un crédito. Eso cesó en gran medida en 1994 después de que el Congreso votó a favor de negar a los reclusos la ayuda financiera federal que respaldaba la mayoría de estos programas penitenciarios.

A un pequeño grupo de estudiantes todavía se les ofreció inscribirse en un programa administrado por la Wesleyan University. El Departamento de Educación de EEUU decidió poner a prueba el impacto de revertir la prohibición de dar acceso a los presos a Becas Federales Pell, para que pudieran asistir a la Universidad. Este programa piloto de 3 años busca probar si una educación ayuda a disminuir la probabilidad de que un recluso termine encarcelado nuevamente.

Jacqueline Rabe Thomas (ctmirror.org)
Jacqueline Rabe Thomas
Identidad Latina Newspaper

Identidad Latina
Acerca del Autor